La antigua Botica FrancesaUno de los más prestigiosos recintos de la ciencia, el arte y la historia en Matanzas, la antigua Botica Francesa, celebra este año su aniversario 125 con su inclusión en el programa Grandes Museos del Mundo, patrocinado por la UNESCO.

La elección hace justicia a esta institución, fundada por los doctores Ernesto Triolet y Juan Fermín de Figueroa, el primero de enero de 1882, la cual se mantiene mágicamente en el tiempo, intacta como el contenido de sus hermosos frascos.

Refugio de lo más noble del alma de su ciudad, convertida en Museo Farmacéutico en mayo de 1964, este conserva la autenticidad de su ambiente gracias al cuidado de la familia Triolet-Figueroa y personas como Julio Le Riverend, Israel Moliner Rendón y Marcia Brito, su devota directora hace un cuarto de siglo.

El edificio, construido expresamente para la Botica frente a la céntrica Plaza de Armas (hoy Parque de la Libertad) se beneficia con su primera restauración capital, la cual incluye al inmueble al inmueble y algunas piezas patrimoniales como estanterías, la mesa dispensarial o balanzas.

Esta labor, que lleva adelante el grupo ATENART, de la UNEAC en Matanzas, no solo le ha permitido ganar en salud y belleza, sino que gradualmente propicia sumar al uso público áreas de sus pisos superiores, donde se abrirán varias salas.

La primera de ellas fue inaugurada esta primavera: una galería de arte que lleva el nombre de Celia Triolet, única hija de los fundadores de la Botica. Aunque la institución no contempla hoy entre sus fondos obras de esta pintora, se gestiona la donación de alguna, como las que ornan viviendas de La Habana o Matanzas o la Casa Dupont, de Varadero.

A esta sala, instalada en un mezanine del edificio, pronto podrían sumarse otras en el tercer piso, dedicadas a esos quehaceres científicos y técnicos tan caros a este museo vivo, como una sala de conferencias, talleres de restauración, etcétera.

Con esta restauración, el Museo Farmacéutico de Matanzas aspira a la categoría de Monumento Nacional y ve, con su renovada belleza, crecer el número de admiradores, con casi 15 mil visitantes de enero hasta acá. Por su parte, la inclusión en el programa Grandes Museos del Mundo –al cual también aspira el Oscar María de Rojas, de la ciudad de Cárdenas– contribuirá a esa promoción internacional que tanto merece por su singularidad y su alma buena.


Por: Amarilys Ribot