Corrientes de aguas (Palabras de presentación de la edición de Vigía de Cascadas, de Edouard  Glissant, en Casa de las Américas)

Voces del Caribe, sangre de hombre y mujer fundidos por el agua, versos que se juntan, susurros del entorno geográfico.Corriente de agua que se despeña a los pies del hombre naciente del sol, hombre-sol.Son estos los versos de Edouard Glissant, poeta, novelista, ensayista martiniqueño, voz indispensable en la lírica americana: Cascada, Erfoud, Panarea, La Habana, Catedral de Sal, Cuatro Caminos.

Salutación al 80 cumpleaños de Glissant. Enorme agradecimiento a Nancy Morejón, quien hace diez años nos entregara Fastos. Y otra vez Nancy, poeta, ensayista, traductora, gracias a la cual el Caribe se revela, formidable y universal.

Criaturas de islas que se juntan para dejar oír un único canto, ruido suave, hilo de agua que anuncia la llegada de la poesía. Premonición del diseño en el que descansan las palabras provenientes de la ínsula.

Cómo regresar a esa arena,
cómo regresar/ Cuando despertamos, el sol se duerme/ Una roca tierna llueve polvo/.

Los versos sujetados por el artista, tienen el color de nuestra tierra. Cada uno de los poemas es una isla en sí, separados y unidos por el agua. Sal del caribe, ramas, pez, sol, hombre en toda su desnudez. Salida de nuestros ríos llega la cinta sujetadora de la palabra, de la policromía. Y a los pies del hombre, la red, medio de subsistencia, mensaje anunciador  de que el hombre de estas tierras siempre trasciende el mar que le rodea.

Por: Agustina Ponce Valdés

Notas de la edición
"Cascadas", de Edouard Glissant:
Traducción: Nancy Morejón.
Edición: Agustina Ponce.
Diseño y dibujos: Rolando Estévez.