Piedra Viva. Miriam RodríguezLas huellas, los múltiples resultados que ha traído la presencia africana en Cuba motivaron la escritura del libro de poemas para adolescentes Piedra viva, de Miriam Rodríguez Hernández, presentado como parte de un programa especial de promoción literaria que se llevó cabo durante este verano en la provincia de Matanzas.

Piedra viva surgió luego de recordar unos versos de José Martí, en los que se hacía referencia al tema: El rayo surca, sangriento,/ El lóbrego nubarrón:/ Echa el barco, ciento a ciento,/ Los negros por el portón”, confesó la autora.
 
“Tuve que documentarme —añadió la escritora—, leí mucho sobre el tema y en la medida en que lo hacía iba comprendiendo que sin saber todo eso yo como persona, como cubana, no me encontraba completa: me faltaba conocer al detalle, ser consciente de ese otro componente de mi ser.”En la presentación, que tuvo lugar en un parque ubicado en la céntrica calle Medio de esta ciudad, y contó con niños y adolescentes como público fundamental, Miriam Rodríguez enfatizó en que le parecía especialmente necesario que “las nuevas generaciones conozcan sus raíces africanas, tengan este punto como uno de los más esenciales dentro de su proceso de formación”.
 
 
Miriam Rodríguez Hernández (Pedro Betancourt, Matanzas, 1947) ha publicado numerosos libros de poemas para niños y adolescentes entre  los que se hallan Trino ámbar (2001), Perfiles de sol y luna (2007), Dibujando el parque (2008) y Aroma de rocío (2010). En 2007 fue merecedora del premio La Edad de Oro (en literatura prescolar).
 
Dado a conocer este año por Ediciones Matanzas, Piedra viva lo conforman 25 textos que, organizados en dos secciones: Danza Negra y Guerreros, siguen el recorrido de los africanos en la Isla desde la esclavitud hasta el presente y valoran sus aportes a la formación de la nacionalidad cubana, haciendo énfasis en los procesos históricos, culturales y en la religión.
 
En Danza Negra se abarcan diversas etapas del proceso de esclavitud a que fueron sometidos, el cimarronaje, la emancipación, su participación en las luchas independentistas, la discriminación que vivieron durante la República Neocolonial.
 
En Guerreros se produce un acercamiento a la religión yoruba, a partir de una interpretación, de una representación, de una especie de retrato de lo que para la autora constituyen los orishas, sus divinidades.
 
“Me concentro solo en una pequeña parte, en veintiún orishas, los que han tenido más arraigo entre los cubanos, y los presento como lo que creo que son en verdad: fuerzas de la naturaleza”, explica Miriam.
 
La autora se refirió además a las peculiaridades técnicas con que concibió este libro, en el que muestra una variedad en el trabajo con las estructuras, con la métrica. “Tengo versos octosílabos pero también versos con doce y trece sílabas. Asumo modelos tradicionales (como el soneto, el romance, el ovillejo o las simples cuartetas) pero también otros que parten de renovaciones, de rejuegos, de combinaciones a partir de esas mismas estructuras convencionales.
 
Piedra viva forma parte de la colección Cuarto Menguante, que reúne las propuestas infantiles y juveniles de Ediciones Matanzas. Fue editado por Bárbaro Velazco Valderrama. Su diseño lo realizó Johann E. Trujillo y las ilustraciones estuvieron a cargo de Abdel de la Campa Scaig.
 
Piedra viva fue puesto a disposición del público en el popular Parque de la Rueda, en un espacio de presentaciones de novedades editoriales que cada sábado durante este verano organizó el Centro de Promoción Literaria José Jacinto Milanés, de la provincia de Matanzas.
 
En el presente verano, en este territorio se han desarrollado numerosas actividades literarias, entre las que se encuentran además festivales del libro, “cruzadas” que han llevado escritores y títulos recientes a numerosos municipios matanceros, entre otras opciones.
 
Julio Fidel Alpízar, director del Centro Provincial del Libro, asegura que “se trata de un aporte para que en este periodo la población cuente con una alternativa de recreación sana e instructiva como lo es la lectura, el libro”.

Por: Norge Céspedes