Virgilio PiñeraLa no inclusión del poema “La destrucción del danzante” en las principales antologías de Virgilio Piñera publicadas en Cuba, podría estar relacionada con el hecho de que ese texto presenta determinada influencia de la peculiar escritura de José Lezama Lima.

Así lo especula Roberto Méndez Martínez en un artículo que se da a conocer en las páginas de la Revista Matanzas, en su segundo número de este año, correspondiente a los meses de mayo a agosto, y dedicado por completo a la vida y obra de Piñera.

“La destrucción del danzante” se publicó originalmente en 1948, en la revista Clavileño. Cinco años después, Cintio Vitier lo incluyó en la antología Diez poetas cubanos. Sin embargo, Piñera lo excluyó de la antología personal La vida entera (1969), y Antón Arrufat, su albacea, tampoco lo incorporó al preparar La isla en peso (1998 y 2012). Arrufat, en el prólogo de ese volumen, plantea que el texto ha sido elogiado por “críticos despistados”, y Roberto Méndez cree que esto no es más que un estratagema para “que quien quiera volver a aproximarse al poema se sienta incluido en el molesto calificativo”.

“A estas alturas, no habría que ser crítico, sino un lector medianamente avisado para preguntarse ¿qué nos están escamoteando el poeta y su albacea?”, razona Méndez.

Más adelante valora que quizás todo se deba al deseo de ocultar su proximidad con el grupo Orígenes y su modo de hacer poesía, así como a una enunciación demasiado solemne de sus angustias, un tono que no tendría mucho que ver con sus futuras búsquedas expresivas.

Según afirma, “resulta evidente la cercanía de esta composición a la poética inicial de José Lezama Lima”, y es algo que se aprecia “desde el punto de vista del manejo del lenguaje —especialmente en el modo barroco de adjetivar— y en lo tropológico”.

Sin embargo, Méndez estima que no debiera existir motivo alguno para ocultar esta composición, sin lugar a dudas un texto de aprendizaje “donde se reúnen huellas variadísimas, no solo las ya apuntadas de Lezama”, sino otras como las de Federico Gacía Lorca, Eugenio Florit y Emilio Ballagas.

A su juicio, no aceptar esta obra resultaría imprudente, “sería mutilar su legado y olvidar páginas valiosas”, y a la vez constituiría un acto contradictorio, pues incluso hay otros poemas que también se encuentran marcados por la influencia lezamiana (“Elegía así”, “Los desastres”) y jamás fueron repudiados.

Doctor en Artes, poeta, narrador y ensayista, Roberto Méndez Martínez es miembro de la Academia Cubana de la Lengua.

En este nuevo número de la Revista Matanzas, se publican unos 30 textos ensayísticos, investigativos, periodísticos y poéticos en los que profundiza en la vida y en la producción literaria de Virgilio Piñera, dramaturgo, narrador, poeta, traductor...

Destacan las propuestas de Antón Arrufat, César López, Lina de Feria, Basilia Papastamatíu, Cira Romero, Amado del Pino, Vivian Martínez Tabares, Norge Espinosa, Cristhian Frías Rangel, Rober Altmann, Lourdes Arencibia, Dainerys Machado Vento, entre otros.


Por: Norge Céspedes