Patrimonio Arqueológico de MatanzasPresentación del libro Patrimonio Arqueológico aborigen de Matanzas de la autora Silvia Teresita Hernández Godoy.

A través de la búsqueda de su pasado el hombre aprende a descifrar interrogantes en torno a su existencia. Los orígenes del ser humano en la región de América, en particular, motivaron desde temprano la atención de paradigmas europeos de la ciencia arqueológica, afiliados a diferentes escuelas de pensamiento.

En nuestro país las investigaciones de este género, cobraron importancia a mediados del siglo XIX, cuando fueron fundadas sociedades científicas como la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana (1861) o la Sociedad Antropológica de Cuba (1877), que, a semejanza de su predecesora llegó a contar con un museo donde se mostraban “antigüedades indígenas”.
 
Con este preámbulo y las necesarias definiciones de conceptos da inicio el volumen Patrimonio Arqueológico aborigen de Matanzas, de la historiadora e investigadora Silvia Teresita Hernández Godoy (Matanzas, 1971). Estructurado en tres capítulos, la autora teoriza en torno a los significados del patrimonio cultural de la nación, para focalizar su discurso en el patrimonio arqueológico, interés principal de su tesis, así como en el respaldo jurídico que este acervo posee en Cuba.
 
Será, sin embargo, el segundo capítulo: Los hallazgos arqueológicos en la provincia de Matanzas el de mayor interés y significado de este libro, en virtud de la información vasta y generalmente inédita, que se refiere en el mismo. Tras introducir al receptor en los vericuetos del mapa arqueológico de la provincia yumurina, Hernández Godoy subraya los principales momentos y autores que han enriquecido los anales de laarqueología indocubana. Amén de destacar la obra de Juan Antonio Cosculluela, José Álvarez Conde o Ramón Dacal Moure, nombres imprescindibles en la génesis de la historiografía aborigen en la Isla, la investigadora refiere los hitos apreciables en esta evolución, desde los descubrimientos y teorizaciones de aquellos pioneros, hasta la actualidad.
 
Es significativo señalar que la ciencia arqueológica en Matanzas cuenta con escasas aproximaciones de interés, las que a menudo dirigen su atención a un aspecto del problema o a un sitio arqueológico determinado. Exceptuando los títulos Prehistoria de la provincia de Matanzas (1988) e Historia Aborigen de Matanzas(1993), de Esteban Maciques y de un colectivo de autores (Aida Martínez Gabino, Ercilio Vento Canosa y Carlos Roque) respectivamente, se trata de acercamientos coyunturales, motivados no pocas ocasiones por el entusiasmo que motiva un nuevo hallazgo o por el estudio de sitios importantes como los registrados en Canímar o Ciénaga de Zapata, por mencionar solo dos ejemplos.
 
Con este libro la arqueología matancera escala un peldaño superior. Ello ha sido determinado, en parte, por el afán abarcador y la actualidad de la propuesta, construida a partir  de la explotación de fuentes de primera importancia. De igual manera han coadyuvado al resultado el experimentado trabajo de campo realizado durante años por la autora. Su contacto directo con los sitios arqueológicos y el dominio de los instrumentos y los métodos aplicados en los mismos, se traduce en la exposición, coherente y esclarecedora que rubrica este volumen. Los más de veinte años de práctica acumulados en este campo, aunados a la tenacidad y constancia se traducen asimismo en un conjunto de gráficos, tablas comparativas y mapas que apoyan, de manera coherente, el discurso de esta experimentada investigadora.
 
El Mapa de los Sitios Arqueológicos Patrimoniales de Matanzas –realizado a partir del Censo Arqueológico de la provincia– constituye uno de los principales aportes de esta obra, que en su tercer y último capítulo aborda, a manera de colofón, las leyes y disposiciones vigentes para el manejo, protección y conservación de este patrimonio.Los sitios arqueológicos aborígenes clasificados en diversas categorías, según el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, alcanzan en Matanzas una cifra total de 218, hasta la fecha, siendo de los catorce municipios, la capital provincial la región de mayor representatividad. Conjuntamente con estos valiosos datos, sometidos al análisis concienzudo y al entrecruzamiento de fuentes,Hernández Godoy relaciona los impactos y acciones que atentan contra la conservación de los distintos emplazamientos y las rutas a seguir para su conservación, tanto in situ, como en las salas de arqueología que poseen importantes instituciones museales de la provincia como el Museo Provincial Palacio de Junco, el Museo Oscar María de Rojas y el Museo Memorial El Morrillo.
 
Máster en Historia de Cuba, Silvia Teresita Hernández Godoy cuenta ya con varios libros, tres de ellos sobre temas arqueológicos. Este que nos convoca ha sido publicado el pasado 2012 por Ediciones Matanzas. Editado cuidadosamente por Néster Núñez y con diseño de cubierta a cargo de Johann Trujillo, Patrimonio arqueológico aborigen de Matanzas se distingueformalmente por la sobriedad visual y de impresión que caracteriza a este sello editorial.
 
Redactado con un lenguaje claro y ameno, no exento de los necesarios términos técnicos y de un esclarecedor Glosario, este título puede resultar de interés no solo para la comunidad de historiadores, sino para el público en general y constituye, por su contenido, una obra de consulta obligada para los estudiosos del tema en Cuba. Felicitamos su persistencia y este nuevo título, convencidos de que estamos ante la presencia de una de las historiadoras cubanas más consolidadas de su generación.

Por: Mireya Cabrera Galán