La puesta de “Yo soy el rey del mambo”, de Ulises Rodríguez Febles (Cárdenas, 1968) por la Compañía Independiente mexicana Conjuro Teatro, dirigida por Dana Stella Aguilar será estrenada el 13, 14, y 15 de abril en el Teatro de la Ciudad de México (antes Esperanza Iris) luego de su estreno cubano a finales de este año, y sus presentaciones en Matanzas, Cienfuegos, Santi Spiritus y Ciudad Habana,

Dámaso Pérez Prado, nacido en Matanzas(11 de diciembre de 1917), Cuba, cumple el centenario de su nacimiento, por lo que artistas de México y Cuba celebrarán el significativo acontecimiento que relaciona entrañablemente a ambas naciones, y que presupone rendir homenaje a la figura y aportes de Pérez Prado a la música universal.

La puesta de “Yo soy el rey del mambo”, de Ulises Rodríguez Febles

El proyecto centenario de Pérez Prado (o proyecto PP) tiene el objetivo fundamental, de rendir homenaje a esta trascendental figura de la música universal, con creadores de los dos países; Cuba, el de su nacimiento y México, donde alcanzó su esplendor creativo y país donde aún se escucha su música y se le recuerda con pasión.

Coordinado por la compañía independiente mexicana Conjuro Teatro, formado por artistas de las dos naciones, y por la Casa de la Memoria Escénica, liderada por el dramaturgo, investigador y narrador cubano Ulises Rodríguez Febles, perteneciente al Consejo Provincial de las Artes Escénicas de Matanzas. Esta fusión es un homenaje simbólico donde confluyen, escritores, músicos y teatristas.

Yo soy el rey del mambo aborda momentos trascendentes de la vida y obra del creador del mambo. El espectáculo cuenta con músicaen vivo de la agrupación matancera Atenas Brass Ensemble, dirigida por el maestro Rodolfo Jorge Horta, todos ellosbajo la dirección musical de   Leonardo Heiblum, reconocido compositor mexicano.

El texto, escrito por el destacado dramaturgo cubano Ulises Rodríguez Febles, autor entre otras obras de El Concierto y Huevos, propone una serie de escenas a partir la pregunta ¿quién creó el Mambo?  Con una estructura fragmentada y hasta disparatada como el mambo, se juega con personajes y situaciones ficticias e históricas que giran en torno a esta polémica y a su también muy polémico creador.  Con sentido del humor, nostalgia y sin duda conocimiento musical, el autor nos regala un juego lúdico y muy disfrutable.

Sin ser totalmente fiel a la biografía, la obra revela algunos datos interesantes del creador del Mambo y del mambo mismo.La puesta cuenta con la visualidad del artista plástico y escenógrafo cubano Israel Rodríguez González, quien radica en la Ciudad de México desde hace una década años y es integrante de la compañía Conjuro Teatro.

La música se construye para la escena, la escena se construye desde la música (Mambo), logrando un tejido ideal para la acción, Mambo-Drama, como lo ha denominado el autor.

Con la actuación en vivo del ensamble de metales Atenas Brass y la sonoridad construida específicamente para la obra del compositor Leonardo Heiblum, resulta imposible no contagiarse de esa locura musical.

La combinación Cuba-México sobre el escenario, es la auténtica manera de recordar a esta figura musical, profundamente arraigada en estos dos países.

Dámaso Pérez Prado, permite a los creadores proporcionarle una significación especial a los lazos indisolubles entre la cultura y la gente de Cuba y México, unidos por una misma pasión: el mambo.


Promoción Conjuro Teatro