Rubén Faílde BrañaAlianza

Dejamos de ser por un momento
y dimos a la sombra
la llave de todos los rincones.
 
Entonces comenzó el vacío…
 
No esperes que el telón descienda
y dejen los contornos de ser claros
cuando vuelvan las luces
no habrá tiempo.

 
Pertenencias
 
Sobre todo conservo
las cosas que estuvieron lejanas:
lugares tan solo presentidos
                                               por la lluvia.
 
un noviembre distinto,
el sabor de las voces.
Cuanto supe que me pertenece.
Mi inventario lleva los dispersos
aromas de las épocas.
Conservo las distancias,
los jardines,
la memoria azul
                de cada encuentro
                               y sus destinos.
Me empeño en conservar
Lo que esparciera el agua:
La blancura del tiempo
                que muchos me negaron.
 
 

Del regreso
 
Tus manos a veces
coinciden con el mundo.
 
Mundo poblado de caídas oscuras,
simetría en otra simetría
carente de la forma
que hubiésemos querido.
 
La lluvia de esta noche
coincide con tus manos,
pero tiene los nimbos de otra vida
y guarda en su memoria
el envés de las lunas
                                y los vuelos distantes
 
A veces coincido con tus manos,
cuando todo se junta
(el tiempo, la lluvia, los secretos)
y no regresa.
 

 
Horizontes
 
Dime que alguna vez el mar
será un espejo,
y como entonces
volverán nuestras horas a mirarse.
 
Que serán firmes las orillas
y hablarán el mismo lenguaje las praderas.
Dime que la mentira perderá la memoria
 
Devuélveme los finos horizontes,
La esperanza negada
                               mucho antes.
 
 

Vértigo
 
Se acomoda la tarde,
las pupilas resbalan hacia el vértigo.
 
Un temblor en el mareo crece.
Cada día la misma pregunta:
sus mensajeros en la carne
dejan una inquietud de siglos.
 
Nada regresa.
Vela el enigma los carriles.
Señales imploramos a los dioses.
 
Eso que ves más adelante
Es la certeza del vértigo.
 

 * Estos poemas pertenen al libro "Presencia del olvido". Editorial Ácana, Camagüey, 2008

Rubén Faílde Braña
(Florida, Camagüey). Ha publicado los poemarios “la noche que habitamos” (Ediciones Acana,2003),  “Antología poética cósmica” (Mexico,2002), “El tiempo y la palabra” (Huelva, 2003), “Heredaras el reino” (Ediciones Acana,2001),  “Presencia del olvido” (Ediciones Acana,2008),