Selección Poética... Hugo Hodelín, Julieta Bermúdez, Luis Marimón, Carlos Zamora, Jesús David Curbelo, David López Ximeno, Gleyvis Coro, Michael H. Miranda, Reynaldo García Blanco, Sigfredo Ariel.
 HUGO HODELÍN


HUGO HODELÍN

(Matanzas 1955) Poeta. Ha publicado, entre otros El anciano y París  

 

 De Dios

Dios puede ser la riqueza como la pobreza
Dios puede ser una bailarina nudista a través del tubo
Dios puede ser una cucaracha
Dios puede ser una gota de agua dulce en el centro del océano
Dios puede ser un grano de arroz en tu estomago vacío
Dios puede que te haya timado y guiñado un ojo

Dios esta dormido y despierto Borracho Fornicando
Y aunque saques agua del pozo
Puede que una mujer se baje las bragas
Mientras él sale del bar
y tu lo buscas en el horizonte

-----------------------------------------------------------------


JULIETA BERMÚDEZ

(Matanzas, 1977) Ha publicado Los reyes iluminados

 

 

 
La muerte de las vajillas

Del otro lado, los cristales besan el mar, sólo el horizonte escucha cuando canto con los ojos cerrados, la noche es cómplice, toco mi flauta para que duerman los peces, yo también sueño en el corazón del agua pero soy una huella de arena en las pupilas de los que cenan de espalda a los cristales.

La música es ahora un eco aturdido que se vierte junto a los vinos rojos. Ansío volverme el humo de los cardos y mantenerme cálida. Ya nadie escucha. Los oídos son pantallas digitales que se recargan con el bullicio.

¿Por qué aplauden la muerte de las vajillas?

El aire llora una melodía, las mesas estan servidas y no hay lugar. Los cristales siguen besando el agua y yo a mi flauta, aunque solo me escuche el horizonte y ellos no se percaten de que cenan a oscuras como peces dormidos.

-----------------------------------------------------------------

LUIS MARIMÓN
LUIS MARIMÓN

(La Habana, 1951-1995). Poeta. En vida sólo publicó dos libros: La decisión de Ulises y El bibliotecario del infierno, pero dejó inéditos, al morir, otros nueve cuadernos.

 

100 AÑOS

No seré uno de esos viejos que por las mañanas
buscan la leche y el pan
y después se duermen en los parques
esperando las moscas,
el pedazo de algodón que los haga
para siempre callar.

En realidad creo que no llegaré allá.
Por estos reinos penetro en los hospitales y cafeterías,
con mi garfio de vidrio excavo en las viejas tumbas,
calmo mi sed de abismo en la humedad
de los cántaros rotos.

Con un cuchillo en las venas
transcurro en el rumor más callado del hombre.
La misma luna entonces
hace crecer una raíz de muerte en mis ojos sin fin.

Habito en la rabiosa
trampa de algún dios contrahecho
y sé que en el mundo
ya casi nada
vale la pena.

No preciso ninguna fórmula, ningún ritual
para que el vino
siga transcurriendo por mi garganta cruda.
Mis ojos, mohosos por la tanta lluvia que han visto
se niegan a ser despertados por un sediento amanecer.
Me disfracé de olvido para transparentarme;
¡te esperé tantas veces!

He de continuar por la misma ruta que los cazadores
hasta que mi hocico tropiece con sus escopetas.

Pronto, ¿veré a Dios?
¿Qué me dirá?
¿Y yo a él?

La vida para mí
no ha sido fácil...

-----------------------------------------------------------------

CARLOS ZAMORA
CARLOS ZAMORA

Poeta, narrador e investigador. Ha publicado Estación de las sombras (Mención en el Concurso Internacional de poesía “Nicolás Guillén”, México, 1999.

 

 Sobreviviente

Encorvado sobre el estiércol de las casas
rastrea la piedra filosofal:
unas razones
          (presuntamente) metafísicas
para llevarse a la mesa.
No ha conquistado el fuego
                                pero descubrió el deshecho humano.
No filosofa
         pero silba una canción
                                     (ancestral)
sobre la gracia
.

-----------------------------------------------------------------

JESÚS DAVID CURBELO
JESÚS DAVID CURBELO

Poeta, narrador, ensayista y traductor literario. Ha publicado, entre otros: Salvado por la danza, El lobo y el centauro, Cuentos para adúlteros, Las (di)versiones de Eva , Inferno y Diario de un poeta recién cazado.

 
Misión

Vine
a preguntar
hasta ceder
la voz.

-----------------------------------------------------------------

Otros Negros Galantes
DAVID LÓPEZ XIMENO
David López Ximeno, Poeta, ensayista e investigador. Ha publicado: Música Sacra .

 

 


Otros Negros Galantes

           Al poeta y amigo Julio Mitjans.

Los ampara la callejuela,
El rayo entrañable
Vuelto inocente delfín
Brotando de las aguas ausentes.
Ellos, corcoveando, riendo con hechiceras risas,
Fumando tabaco
Tocando con sus bocanadas
El atrio de la virgen lunática,
Amalgama donde solo descansan
Después de la fecundidad.

Todos esculpidos
Todos semidesnudas ensoñaciones
Pura tinta
En los trémulos cuerpos
Perdidos sobre el adoquín,
Frente a las ventanas
Sin atuendo de paisajes.

Otros Negros Galantes
De lascivos labios
Fuertes brazos
Negros del puerto,
Esculpidos con alforjas de sal,
Negros después de la rumba
Negros de Manrique
Y solares colindantes.
Zapatos de arcano
Anchura de pechos desmembrados
Y un frenesí estilizado.
Un frenesí sin iras
Sin hazañas.

¿A dónde marchan
glosadores de paganos versos?
Una lengua roja con sus ecos
Flanquea la brisa.
Una risa
Después del labio
Y la garganta cósmica
Hacia el interior,
En la muerte.
Otros Negros Galantes
Por la callejuela
Que baja al mar
Para aturdirlos de peces y sueños
Desde el fondo del tiempo azul.

-----------------------------------------------------------------

GLEYVIS CORO
GLEYVIS CORO

Poeta y narradora. Ha publicado, entre otros: Cantares de Novo-hem ; Escribir en la piedra y Poemas Briosos .

 

 

Poema de la estudiante que obligaron a limpiar de malezas un surco demasiado largo

Tirada sobre el surco, de costado,
los guantes y el gorrito de la ciudad te faltan,
pero delicadeza no. Hundido hasta la nuca
observo por detrás el cuello de tu camisa
y aprecio que me atolondra
como si fuera incandescente.

Caray, muchacha,
todo lo que puede confundirse con una mariposa
nos pone a vivir peor.
Mira ese doblez de tu camisa,
ajeno a ti, siendo tan poco,
cómo hace que me duela verte
donde estás, sobre una nalga,
y cuanto aviva la directa relación
de mi dolor contigo
y con las rudas cosas que nos ordenaron
                                            sólo para dar tragedia los inhábiles.

-----------------------------------------------------------------

MICHAEL H. MIRANDA
MICHAEL H. MIRANDA

Poeta y editor. Tiene publicados los libros Viejas mentiras de otra clase, Las invenciones del dolor y en óleos de jamesensor, entre otros.

 

 
Las ciudades comienzan a parir las criaturas del alba

eres tu rostro y no tienes rostro
estás temblando como perro acosado

vuelven ...volverán sobre ti
todos los magros cuerpos de la era del hierro
cada maldición voceada en compraventas

está emergiendo el final de los tiempos
las inútiles advertencias

tú el del disparo en los conciertos
el mejor actor / consumidor de la fusilería
otra vez la sarna que roe los troncos vivos

hay palabra escrita en los traspatios de la edad
crecen cuerpos de fe muerta
gente susurrando su propio pan miserable.

-----------------------------------------------------------------

REYNALDO GARCÍA BLANCO

REYNALDO GARCÍA BLANCO

Su más reciente título es País de hojaldre.

 

 

 

Delirio Habanero

Allá abajo
La plaza oscura
Por el arco del violín
Veo a la muchacha de la falda roja
Que canta y toca la flauta
¡Qué tristeza de plaza vacía!
Circundada por unos pocos autos
Plaza otra vez triste
Lejos del rumor de las fiestas patrias
Han puesto una estrella de alcohol en la mesa
Yo intento esquivarme del ojo mágico que lo ve todo
A mi derecha una plaza vacía
Frente a mí el arco de un violín
Por el que veo a una muchacha de falda roja
Y flauta dulce
¡Qué vacía está la plaza!

-----------------------------------------------------------------

SIGFREDO ARIEL

SIGFREDO ARIEL

Sigfredo Ariel ( Santa Clara 1962). Ha publicado entro otros títulos, los libros de poesía El cielo imaginario (1995), El enorme verano (1996), Las primeras itálicas (1997), Hotel Central (1998, Manos de obra (2005)

 

Llega y se va Roberto Méndez

Un poco de algo en cada uno
de los platos: hebras de pollo, masa
de cangrejo cantonés; del desayuno
mantequilla artesanal. La brasa
que dorara al mínimo pescado arde
aún y la conversación se aviva
al amparo del añejo de la tarde.

Perseguido por trenes y ciclones arriba
Roberto Méndez al hotel New York ruinoso
con su ligero, geométrico equipaje:
la memoria de unos versos de Francisco
de Quevedo –los que hablan del cisco
que dejan los reinos juveniles y el lenguaje
de un galante Camagüey / en el bolsillo
el pasaje
de regreso a un Camagüey brumoso.