Postales desde MatanzasSucesos insólitos que abarcan leyendas, historia, arqueología, ciencias y otros campos del saber y propician un acercamiento sumamente peculiar a la provincia de Matanzas; conforman el libro de crónicas Postales matanceras II, de Adrián Álvarez Chávez.

Publicado por Ediciones Matanzas, el volumen recoge un total de 80 textos, que tienen como punto de partida una curiosa y acuciosa búsqueda en legajos del Archivo Histórico de este territorio y en la prensa de los siglos XIX y XX, junto con los hallazgos que el autor realizara como parte del grupo de arqueología Manuel Santos Parga.
 
“Se trata —comenta el escritor— de hechos o sucesos que ocurrieron en esta provincia e inevitablemente llaman la atención. Aquí, por ejemplo, vivió parte de la familia del famoso proxeneta Yarini; aquí estuvo el legendario Matías Pérez y hubiese realizado un vuelo de exhibición de no ser por su dramática desaparición; aquí radicó un guardia de Napoleón; aquí estuvo un expresidente de Estados Unidos, quien visitó la Cueva de Bellamar; aquí, por espacio de varios meses, Carlos J. Finlay brindó consultas; aquí corrió, a modo de exhibición, el Andarín Carvajal.”
 
“Son escritos que trato que sean amenos en todos los casos, tanto por el modo de redactarlos, sencillo, directo, como por el hecho de que resulten muy breves, solo con lo más esencial de cada acontecimiento, por lo que los llamaría más bien ‘pinceladas’.”
 
La mayoría de las crónicas fueron dadas a conocer originalmente entre 2008 y 2012, como parte de la sección “Sepa”, del semanario Girón, de la provincia de Matanzas.
 
Licenciado en Estudios Socioculturales, miembro de la Unión de Historiadores de Cuba (Unihc) y de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), Adrián Álvarez Chávez (Matanzas, 1969) publicó anteriormente Postales Matanceras (2009) y es coautor de Ciénaga de Zapata: contribución para un estudio regional (1999) y El silencio de los pantanos (2001).
 
Álvarez Chávez fundó y presidió el grupo de arqueología Manuel Santos Parga, durante los doce años de existencia de ese colectivo.

 Por: Norge Céspedes