Premio Fundación MatanzasLos premios del Concurso Literario Fundación de la Ciudad de Matanzas 2014 fueron entregados oficialmente durante una jornada literaria que tuvo lugar entre el 10 y el 12 de octubre en este territorio.

En esta nueva versión del certamen fueron presentados 51 libros inéditos, pertenecientes a autores de varias provincias del país, y correspondientes a los géneros de cuento, teatro y literatura para niños y jóvenes.

En cuento, Raúl Flores Iriarte resultó el ganador por su libro “Esperando por el sol”, que, según el acta del Jurado, reúne “piezas narrativas capaces de edificar un mundo singular muy propio, estilísticamente audaz y que se articula muy bien con una poética que dialoga con el imaginario de la contemporaneidad”.  

En este género, se declaró además como primer finalista, y se recomendó para ser publicado, el volumen “No menos adicto”, de Ernesto Peña, debido a su notable calidad, y por “el ejercicio novedoso del cuento en sus formas más clásicas”.

“Mi tío el exiliado”, de Yerandy Fleites, fue el ganador de teatro, a partir de que, según los criterios del Jurado, destaca “por su aguda de una escritura válida para la representación de personajes y situaciones de la realidad cubana contemporánea, revelando a un autora que cada vez demuestra mayor dominio de los recursos de la dramaturgia”

En literatura para niños y jóvenes, el libro seleccionado fue la novela “Danza de papalote”, de Olga Montes Barrios, “atendiendo a su mirada comprometida sobre la juventud, con logros de lenguaje indiscutibles en la recreación de una contemporaneidad cada vez más vertiginosa, (…) obra que cuestiona a los adultos que no supieron montarse a tiempo en el tren de los hijos”.

Alberto Garrandés, Daniel Díaz Mantilla y Daneris Fernández conformaron el jurado del género cuento. El de teatro estuvo integrado por Omar Valiño, Norge Espinosa y Rubén Darío Salazar, y el de literatura para niños y jóvenes por Esteban Llorach, Carlos Zamora y José Manuel Espino.

La escritora Nancy Morejón, Premio Nacional de Literatura y presidenta de la Academia Cubana de la Lengua, recibió en esta oportunidad el Premio Honorífico Fundación de la Ciudad de Matanzas, que se otorga anualmente en este encuentro a personalidades con un aporte significativo a las letras de la Isla; ha sido concedido en anteriores ocasiones a Roberto Fernández Retamar, Antón Arrufat y Reynaldo González.

Durante la jornada literaria, fueron presentados además los volúmenes que merecieron este reconocimiento el pasado año y acaban de ser publicados por Ediciones Matanzas: Lo que era todo (poesía), de Karel Bofill, con palabras a cargo del poeta y editor Leymen Pérez; El plano y la brújula (novela), de Frank Zaragoza Zaldívar, con palabras del narrador y editor Néster Núñez; y El (des)conocido Juan Marinello (ensayo), de Alina López Hernández, a cargo de Isabel Hernández, investigadora y directora del Museo Provincial Palacio de Junco.

Ediciones Matanzas presentó además la antología poética El alba y la tarde, de José Jacinto Milanés, con selección y prólogo del joven investigador Cristhian Frías, quien, según Alfredo Zaldívar, director de ese sello editorial, propone una mirada distinta de la obra poética del autor.

Por otro lado, durante la jornada literaria se desarrollaron las mesas de opinión “Coser y cantar. La narrativa cubana hoy”, a cargo de Alberto Garrandés, Daniel Díaz Mantilla y Norge Céspedes;

“¿Había una vez? Literatura infantil y juvenil”, en la que intervinieron Esteban Llorach, Enrique Pérez Díaz y José Manuel Espino; y “Matanzas, la ciudad de Milanés. Miradas…”, que contó con la participación de Esteban Llorach, Alberto Garrandés, José Manuel Espino y Ulises Rodríguez Febles.

Esta cita de las letras, que cuenta con carácter anual, está organizada por Ediciones Matanzas, la Casa de las Letras Digdora Alonso, el Centro Provincial del Libro y la Literatura y el comité provincial de la Uneac.

La sede principal del encuentro fue la Casa de las Letras Digdora Alonso, donde radica Ediciones Matanzas. Pero también se desarrolló en otros espacios, como el Centro Provincial del Libro y la Literatura, El Mirón Cubano y el Museo Farmacéutico Ernesto Triolet.

Se contó además con las actuaciones del grupo Atenas Brass-Ensemble —dirigido por Rodolfo Jorge Horta Hernández— en El Mirón Cubano y del dúo de trovadores Lien y Rey, en la gala de clausura, en el Museo Farmacéutico.


Por: Norge Céspedes