El difícil arte de construir una familia es examinado desde Lego, el cuaderno de versos con que el poeta y traductor Israel Domínguez ha ganado el XXI Premio de Poesía La Gaceta de Cuba , que fue entregado oficialmente este miércoles 18 de mayo, en la sede de la UNEAC.

Israel Domínguez

Los resultados de este certamen ya habían sido anunciados desde hace varios días, aquí mismo en el Sitio Web de la UNEAC, pero el premio no se había entregado en acto oficial, como es costumbre, seguramente por el hecho de que el ganador se encontraba fuera de la Isla, participando en la Feria del Libro de Antofagasta, Chile.

Ya de regreso al país, en exclusiva para este sitio digital, Israel Domínguez comenta detalles de Lego, donde incluye nueve poemas que forman parte de un libro homónimo que se encuentra preparando.

“En estos textos me preocupo por la construcción del hogar, de la familia. Aparecen así los disímiles conflictos propios de este proceso en la actualidad. La intolerancia, la falta de comunicación, los enfrentamientos generacionales, la cuestión de la emigración, entre otros.

“Es un tema difícil. Parodiando uno de los poemas del cuaderno pudiera decir que no se puede fundar una casa como quien monta un set o construye un escenario. Se necesita del diálogo sabio, de un equilibrio educativo en el que marchen juntos la exigencia y la tolerancia, el no tratar de imponer modelos de existencia preconcebidos, viciados”.

Nacido en 1973 en Placetas, Villa Clara, y radicado desde los años noventa en Matanzas, Israel Domínguez ha recibido numerosos premios por su obra poética, que abarca libros como Hojas de Cal (2001), Collage mientras avanza mi carro de equipaje (2002), Sobre un fondo de arena (2004), Después de acompañar a Wiliam Jones (2006) y Del ciruelo y otras observaciones del ciruelo (2010), Viaje de regreso (2011) y En dirección contraria (2014).

Ha recibido premios como: Calendario, Dador, Milanés y La puerta de papel. Anteriormente había resultado mención en tres ocasiones en La Gaceta de Cuba.

En esta edición vigésimo primera del prestigioso certamen poético convocado por dicha revista, se concedió asimismo el Premio de Poesía Ilse Erythropel, a Atilio Caballero, en tanto Yonnier Torres mereció la Beca de Creación Prometeo. Hubo menciones para Yanira Marimón y Ernesto García Alfonso.

En esta ocasión, el jurado estuvo integrado por Marilyn Bobes, Ismael González Castañer y Daniel Díaz Mantilla.



Por: Norge Céspedes
Narrador, periodista