Arquitectura CubanaPor  el proyecto de libro “Génesis y desarrollo de la arqueología cubana entre 1847 y 1940”, la investigadora Silvia Teresita Hernández Godoy recibió una de las becas de creación literaria del concurso Ciudad del Ché, convocado anualmente por el comité de la Uneac en la provincia de Villa Clara.

Según afirma la autora, el proyecto “tiene la intención de llenar un vacío en la historiografía de la ciencia arqueológica en el país, pues se propone el análisis de la génesis y desarrollo de esta ciencia, desde una perspectiva que incluye las corrientes de pensamiento que influyeron en su devenir, el contexto histórico, el proceso de institucionalización, entre otros factores”.

El concurso Ciudad del Ché otorgó otra beca de creación al narrador Félix Sánchez, por el proyecto de novela El Telegrafista de Alejandría, que desarrolla su trama en el siglo XIX, con fondo policíaco y relacionada con el inventor del telégrafo. También fue otorgado el premio de poesía a Frank Abel Dopico por Asteroides 1984 y 2014, texto dedicado a Ernesto Guevara y alejado del común discurso laudatorio.

El certamen tuvo como jurados a Roberto Méndez, Urbano Martínez y Carmen Sotolongo para la selección de las dos becas de creación, así como a Waldo Leyva, Alfredo Zaldívar y Edelmis Anoceto para determinar el premio de poesía.

El acto de premiación se desarrolló el 8 de octubre en la galería de arte Arche, en la sede de la Uneac en Santa Clara, y contó con la presencia de Julián González, ministro de Cultura, así como de importantes dirigentes políticos y de la Cultura en ese territorio.

Génesis y desarrollo de la arqueología cubana…” parte de los inicios de la práctica arqueológica en la Isla, con las incursiones del geógrafo español Miguel Rodríguez Ferrer, y culmina en 1940, cuando ocurren dos sucesos de gran trascendencia para la labor arqueológica: la creación de la Sociedad Espeleológica de Cuba y el grupo Guamá, y un ordenamiento jurídico institucional en relación con la protección del patrimonio cubano, refrendado en el articulado de la Constitución de aprobada ese año. 

“La arqueología cubana —destaca Silvia Teresita— estuvo influenciada por las concepciones de la antropología europea, desde su conformación en el siglo XIX como práctica coleccionista hasta su quehacer científico en las primeras décadas del XX, con el influjo de la corriente norteamericana. Entre 1847 y 1898 se produjo el ciclo de su gestación, mientras desde 1899 a 1940, ocurrió la estructuración del pensamiento arqueológico de la Isla, que generó procesos de institucionalización y profesionalización e incidió en la elaboración de políticas de protección del patrimonio a tono con el escenario mundial”.

“Es importante enfatizar en que mi trabajo tiene como basamento una investigación histórica sobre la ciencia arqueológica cubana realizada a partir de la consulta de valiosas fuentes documentales en archivos cubanos y españoles, algunas de ellas aún inéditas.  En la pesquisa se pone de manifiesto que la arqueología como ciencia social depende del contexto social y político en el cual se inscribe y se enfoca el contenido de la etapa histórica de la ciencia partiendo de lo general a lo particular y se integra a la investigación el patrimonio arqueológico y el marco jurídico de su protección.

En este proyecto se reflejará además el quehacer de figuras imprescindibles en esa etapa inicial de la arqueología cubana, como Luis Montané Dardé, Carlos de la Torre Huerta, Fernando Ortiz, Felipe Pichardo Moya, Juan Antonio Cosculluela y René Herrera Fritot.

Doctora en Ciencias, Silvia Teresita Hernández Godoy es investigadora Auxiliar del Grupo de Investigación y Desarrollo de la Dirección Provincial de Cultura en Matanzas. Sus investigaciones sobre historia, arqueología y patrimonio de Matanzas han sido publicadas en revistas nacionales e internacionales.

Ediciones Matanzas le editó en 2006 El Castillo de San Severino: insomne caballero del puerto de Matanzas (1680-1898) y en 2008-2009, El urbanismo temprano en la Matanzas intrarríos en coautoría con Martha Silvia Escalona (1961-2007). Otro de sus textos, Los estudios arqueológicos y la historiografía aborigen de Cuba (1847-1922), se publicó en 2010 por el Instituto de Investigaciones Culturales Juan Marinello.


Por: Norge Céspedes