Residuo Derbys Dominguez¿Derbys Escobar/Derbys Domínguez /Ángel Derbys/Ángel Escobar/uno dentro del otro, cada uno fuera de sí. Residuo contra residuo, es decir, lo que ha quedado después de una larga experiencia/resistencia al hecho cultural y social que significa la publicación de un libro.

1ero
¿Toda poesía no es residuo? El poeta "lucha" contra todo y consigo mismo. Su verbo se transforma doblemente expresivo y en su "negación de la fe", dice: Yo sufro la oscuridad o la ausencia de Dios/y me escondo en un árbol (…). Desde la dedicatoria del libro: a la memoria de Ángel Escobar, el autor nos deja ver su mayor referente. Es capaz de interpretar y "malinterpretar" a su precursor, mostrando otros residuos, otras contracciones de la palabra, otras revisitaciones.

2do
Todos los poetas han sufrido a otros poetas, por lo tanto, hablar desde la voz del otro y desde la propia vida: Tú eres la mitad de mi rostro/y lo que se ve, hace posible que el receptor pueda abrazar varias voces "fundiéndose" en una sola, con un color que tiene mucho "desasosiego", como los residuos que nos acompañan día a día y de los que no podemos librarnos ni ocultarnos porque en la "búsqueda de su verdad esencial" todo comienza a vibrar desde las sombras, en la luz del poema y en la realidad que es también el poema.

3ero
El joven poeta necesita recurrir a algunas categorías ¿para ir purificando el fondo de los residuos)? como es el agua. Ejemplos:

(…) será agua lo que es agua.
“Diálogos bajo la llovizna” (pp.7-9)
No podrás romper las figuras que en el agua
buscan al pez(…)
“De Dios, el árbol y el hombre” (p.10)
Yo no sé por qué el agua rodea mi cara sin cesar.
“Yo no sé por qué el agua rodea mi cara”
(pp.14-15)

La dramatización de la idea, como concepto básico de concebir la poética, es una de las claves fundamentales que hallo en esta obra, y esto podía estar dado por la formación como instructor de teatro de Derbys Domínguez. Todo es un escenario en movimiento: Dios, el hombre, Dios que es el propio hombre, Edipo, Shakespeare, Chaplin, Sócrates, Marx o Guillermo Tell; actores y personajes, filósofos y poetas, vivos y muertos, todos entran y salen de un "impetuoso teatro" donde el poeta con fuertes imágenes nos va mostrando el "mundo de dolor" dentro y fuera de su conciencia. En el texto “Monólogo”, uno de los más acabados de esta edición, leemos: Gruñe, gruñe; improvisa como un actor de circo/al que han dado un segundo para librarse de la flecha (…).

4to
La síntesis no es lo que caracteriza a este conjunto. El autor necesita de un "abundante lenguaje" para marcar a su paso el camino y el fondo del camino. El que modela en muchos instantes es el mismo poeta: Yo que nací en Yo, o los sujetos que hablan por él o desde él; pudieran ser Wihtman (con mucha insistencia) o Nijinsky. Estamos en presencia de una poética de la "violencia", de la "angustia" de un ser que avanza hacia la "inadaptación social", hacia "terminar con su Yo": Qué felicidad estar muerto con todos los gusanos arriba/ como flores, zapatos, objetos, /con toda la tierra tapando lo que fue cuerpo, carne (…) Si no me mato es un milagro. Tengo/las puertas abiertas a la muerte (…) Con gusto me mataría. Con gusto me mataría en la Historia, /en Dickens (…) Otro ejemplo de lo planteado es el siguiente: Ni Elegguá Ni Osain. Ni San Lázaro. Ni san Leopoldo. /Ni Babalú Ayé recibiendo una ofrenda/de mi parte podrán salvarme. Quiero decir/ escachar el dolor que hay en mi pecho (…) Quitar estas ansias locas de aniquilarme que siente mi yo(…). También Derbys busca dialogar con figuras que han dejado una huella en la cultura universal, pero siempre desde una postura "cuestionadora e inquietante". No son pocos los escollos que podrá encontrar este discurso en un ámbito poco exigente donde las voces poéticas se legitiman unas a otras sin que medie en muchos casos el talento. Su mirada se distancia de los coterráneos más próximos por su desplazamiento hacia los márgenes, hasta aquellas zonas donde los seres y las cosas se encuentran en un estado de "opresión".

5to
No se puede llegar al residuo sin pensar, oler, palpar y sufrir sus significados. Demasiados dolores hay en estos poemas de Derbys Domínguez; pudieran ser reales o fingidos; el poeta sabe desdoblarse e inclinarse sobre el abismo que es la palabra y nosotros somos quienes debemos saltar o no. Como espectadores cerramos los ojos para no ver las sombras golpeándose perpetuamente desde la naturaleza paralela a la nuestra. ¿Acaso no son nuestras sombras?

6to
Que el escenario sea infinito y constante, no como la más reciente poesía cubana que se toma como marco de referencia a sí misma (salvo algunas excepciones) y en su monologar no atiende a lo que sucede fuera de los círculos que en su desgaste desean absorber a todas las voces que están al descubierto. Derbys dice: No estés nunca al descubierto (…) No bajes el telón. Ni te quites el maquillaje, si no tienes un corazón a mano (…). Aquí hay un corazón, escúchalo latir encima y debajo de la intemperie.

* El conjunto que se "comprime" en esta edición corresponde a la editorial Aldabón de la Asociación Hermanos Saíz en Matanzas, 2008.

Tomado de la Revista Matanzas
www.atenas.cult.cu/matanzas/2009/1/Paginas/articulos/p49b.html

 


Por: Leymen Pérez