Retablo  AbiertoEdiciones Matanzas se ha caracterizado, especialmente desde los noventa, por promover y divulgar la dramaturgia, la historia y la teoría teatral. Concursos de dramaturgia, como el José Jacinto Milanés, que desde 1996, se convirtió en nacional, el Dora Alonso, el Cien obras para un Papalote y actualmente, de manera simultanea, el Fundación de la Ciudad de Matanzas.  Eventos nacionales e internacionales, también han incentivado la aparición de un prestigioso catalogo, que incluye a autores de diferentes generaciones.

En el Sábado del Libro, celebrado el sábado 11 de julio, se presentaron dos de estos textos; un sobre dramaturgia del maestro René Fernández Santana, Premio Nacional de Teatro 2007, y otro, de ensayos, de Rubén Darío Salazar, líder de Teatro de Las Estaciones.  El Run Run fue lo último que hizo Papalote de René Fernández, antes del vacío de la década de los setenta. En este libro – los futuros lectores -  pueden leer El run run, La Noche de Bodas, El Señor de los Tejados, La Sopa de Sustancias y De Vecinos, flores, animales y frutas. A los textos los une en común un género, la farsa; los une el tiempo en que fueron concebidos, los rasgos tipologicos que muestran las características de un autor en sus primeros textos, y como estos se conectan con su obra posterior.

También lo que los diferencia, el ser concebida para títeres; pero no ser eminentemente titiriteras, como muchas de las obras de René Fernández Santana; el estar imaginadas para adultos, con personajes humanos trazados por la caracterización farsesca, por la exageración, la ironía y la gracia, que emanan de sus relaciones y comportamientos;  también por abordar temáticas que se relacionan con realidades del pasado, y me refiero cronológicamente a antes de 1959, pero afines, a cualquier época y ámbito cultural.  Sin dudas, son obras que reflejan una época: la del sesenta. Personajes, situaciones, contextos históricos, que ha ido mutando con el tiempo, pero que de alguna manera permanecen y pueden ser leíbles.

Salvadas del tiempo y de las colisiones históricas, leerlas, producirá el placer de reencontrarnos con el autor y sus primeros textos surgidos del Seminario de Dramaturgia del Teatro Nacional. Encontrar los vestigios y las luminosidades que la perspectiva temporal les aportó con la madurez del creador.

Retablo abierto, de Rubén Darío Salazar, es  un libro, que funciona, como el espacio dinámico de los titiriteros, renovable y renovador, para que funcionen todas las técnicas de animación y aparezcan imágenes de instantes vividos, de personajes reales o imaginados que viven en la memoria del autor, encontrados por diversas vías. Es un libro que mezcla la investigación histórica, con la teoría de la especialidad, el ensayo con lo testimonial, que viene de la práctica asumida desde los escenarios y desde la indagación del investigador, que revisa, encuentra y después ilumina, sobre un arte, que es poesía. 

Cada texto tiene del promotor, del periodista, del editor, del crítico, del lector, del teatrista, que lo es todo a la vez, Rubén Darío Salazar.  En un mundo editorial donde escasean los textos relacionados con la historia y la teoría sobre el teatro de títeres, Retablo abierto, se convierte en material de consulta, en referencia bibliografica para estudiosos y para publico en general.

Escrito con el rigor, de quien conoce el imaginario del teatro de títeres  de la isla del mundo, que ha sido testigo de confrontaciones e intercambios en que el títere, siempre es protagonista, el libro nos devuelve los  propios encuentros del autor, los redescubrimientos de personalidades titiriteras y exaltación de los valores del teatro de figura. En él, podemos encontrar, sus encuentros desde la escena – entre otros - con los Camejo, especialmente con Carucha, con Dora Alonso, Freddy Artiles, Ulises García o con nuestro Héroe Nacional José Martí.

Abramos el Retablo y comencemos la función, desde la dramaturgia de Fernández y la teoría de Darío Salazar.


Por: Ulises Rodríguez Febles