Gertrudis Gómez de Avellaneda Un volumen que reúne la prosa ‘reflexiva’ (ensayos, artículos, crítica literaria, semblanzas e impresiones de viaje) de Gertrudis Gómez de Avellaneda será dado a conocer por Ediciones Matanzas, como parte del homenaje que a lo largo del país se le realizará a esta importante escritora cubana, en ocasión de conmemorarse el próximo año el bicentenario de su nacimiento.

“Gómez de Avellaneda, figura clave del romanticismo femenino cubano, llega al presente mediante un carácter y un tono de prosa dinamizado por una tensión intrínseca distinta, que traza una voz autoral peculiar de mayor conceptualización y mucho menos ambigua en relación con sus textos de intención artístico–literaria”, afirma en el prólogo la investigadora Cira Romero, especialista del Instituto de Literatura y Lingüística, quien estuvo a cargo de la compilación de los materiales que dan cuerpo a este libro.
 
Pero —continúa Cira— no se trata de que estemos frente a otra Tula —siempre fue la misma—, sino de cara a otro modo expresivo, pues muchas de las ideas vertidas en los trabajos que se agrupan en este volumen pueden ser verificadas, mediante otro lenguaje, en sus obras, sobre todo las de carácter narrativo; o a la manera de citas eruditas en textos como su leyenda “La flor del ángel”, donde coloca una de la obra Los amantes de Teruel, de Hartzenbush. Creo que en el caso de esta autora, su ejecutoria en la prosa no fictiva, sea ensayística o crítica, no debe asumirse como un hecho colateral, sino intencional, programático.”
 
El libro recoge un total de 24 textos, nunca recopilados por la autora, y la mayoría aún dispersos en las publicaciones periódicas donde colaboró. El tema más recurrente en ellos es el de la mujer, como en sentido general lo fue también en la producción de la Avellaneda en los demás campos literarios que frecuentó: poesía, teatro, novela, epistolario, autobiografía...
 
Esta preocupación es evidente en “La mujer” y en “Luisa Molina”, los dos ensayos que se incluyen en la recopilación. En el primero aborda la situación a nivel social; en el segundo, profundiza en el quehacer de Luisa Molina, menospreciada poetisa matancera, la cual le sirve a la vez como ejemplo específico de la marginación del sexo femenino desde diversos puntos de vista.
Se presentan además dos artículos: “Lo bueno y lo bello” y “Situación actual del artista”, en tanto en la sección de crítica literaria se incluyen siete materiales, en su momento casi todos prólogos de libros, y entre los que destacan los dedicados a las Poesías, de Luisa Pérez de Zambrana, y Viaje a La Habana, de la condesa de Merlín.
 
Particular interés revisten también las semblanzas de doce mujeres célebres, que van desde una escritora como Safo hasta Semíramis, reina de Babilonia, y  Santa Teresa de Jesús. Mientras se le ve recorrer sus vidas, su quehacer, se nota el interés de la autora por luchar contra la condición subalterna que se le reservaba a la mujer.
 
Por último, se pone a disposición del lector impresiones de viajes: “Mi última excursión por los Pirineos”, texto que precede a los anexos en los que se incorporan visiones contemporáneas acerca de la prosa ‘reflexiva’ de la Avellaneda: “El discurso crítico de la Avellaneda: fantasma ilustre de la historiografía literaria cubana” y “Estrategia y propuesta de un periodismo marginal”, ambos de Susana Montero.
 
Obras. Ensayos, artículos, crítica literaria e impresiones de viaje, como se titula el libro, contó con la edición de Alina Bárbara López y Dianelys Gómez y se halla en proceso de impresión en estos momentos.
 
Gertrudis Gómez de Avellaneda (Camagüey, 1814- Madrid, 1873)  produjo novelas como Sab (1841) y Dos mujeres (1842-1843), leyendas como “El aura blanca” y “La velada del helecho”, teatro que cuenta entre sus piezas más destacadas a “Baltasar”, “La hija de las flores” y “Munio Alfonso”, poesía,  una autobiografía, un copioso epistolario, impresiones de viajes, crítica literaria…
Cira Romero ha comentado a la prensa que varias editoriales cubanas, en formato impreso o electrónico, se encuentran trabajando también para publicar volúmenes de la Avellaneda, como homenaje al bicentenario de su nacimiento.
 
Mencionó, entre otros,  Correspondencias con Ignacio de Cepeda (Editorial Ácana); las novelas Sab, Dos Mujeres y El artista barquero (las tres en Letras Cubanas) y la selección de poemas Páginas escogidas (Casa de las Américas), así como el Devocionario de la Avellanada(Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana) y una recopilación de 15 ensayos de autores cubanos y extranjeros que abordan su obra, a cargo de Ediciones Unión.

Por: Norge Céspedes