Revista Matanzas enero-abril de 2015Un homenaje al importante dramaturgo cubano Abelardo Estorino (Matanzas, Unión de Reyes, 1925 – La Habana, 2013) le ha sido tributado por la revista artística y literaria Matanzas, en su último número, correspondiente al periodo enero-abril de 2015, que ha sido presentado recientemente.

En esta revista se ha dado a conocer una reveladora entrevista testimonial, inédita hasta la fecha, realizada por Beatriz Montaña Ruiz, con la intención de analizar la representación social de la familia en algunas de sus obras, y a partir de ahí encontrar herramientas para adentrarse en las complejidades de las relaciones intrafamiliares en Cuba.

Pero este texto, que se titula “Soy un rebelde aunque no haya cogido armas en las manos”, sobrepasa ese objetivo inicial y acaba llegando más allá del análisis de la propia obra dramatúrgica de Estorino, y llega hasta sus raíces, hasta su familia, hasta su natal Unión de Reyes, hasta él mismo.

Junto a la entrevista, aparecen en la publicación breves opiniones acerca de su vida y obra que aportan nuevas aristas a este tributo. Los criterios pertenecen a personalidades de la cultura cubana como Omar Valiño, Graziella Pogolotti, Salvador Arias y Ulises Rodríguez Febles.
En este nuevo número, Matanzas presenta además sus habituales secciones, en las que desde una visión plural y universal se producen diversos acercamientos al panorama artístico y literario contemporáneo.Se pone a disposición de los lectores cubanos, por ejemplo, un fragmento de Vislumbre de la India, interesante libro de ensayos del Premio Nobel mexicano Octavio Paz, no publicado en la Isla, como el resto de su obra.

Mientras, el escritor Gaudencio Rodríguez Santana da a conocer un artículo donde analiza la obra del pintor matancero Javier Dueñas, específicamente su serie “Ilumíname, no me deslumbres”. La obra de este artista, por cierto, ha sido utilizada para el trabajo de diseño de este número de la revista, tanto de la cubierta como del interior.

Del poeta Abel González Fagundo se incluye el texto “La Matanzas del ciberespacio”, donde reflexiona sobre el impacto de Internet en los procesos de comunicación universales, y trata de ubicar en el ciberespacio la presencia de la cultura, el arte y la literatura de la Isla, y dentro de esta, específicamente, hace énfasis en la revista Mar Desnudo, proyecto que junto a la poeta Laura Ruiz, él fundara hace casi diez años.

La Doctora en Ciencias Silvia Hernández Godoy, investigadora auxiliar del Grupo de Investigación y Desarrollo de la Dirección Provincial de Cultura en Matanzas, comparte también en las páginas de la revista su trabajo “Una mirada hacia nuestros orígenes: lo aborigen en los fundamentos de la nación y el patrimonio cubano”.

Los escritores Daniel Cruz Bermúdez, J. R. Fragela, Yamila Gordillo, Alfredo Zaldívar y Carlos Zamora presentan, respectivamente, reseñas de los libros: Otros campos de belleza armada, de Reynaldo García Blanco; Futurama, de Derbys Domínguez; Continuidades. Revisitando el arte tradicional africano, de Yoán Álvarez; Otro retorno al país natal, de Laura Ruiz; y Tocar las puertas del cielo, de Yanira Marimón.    

De poesía, una de las constantes de Matanzas, se incluyen en esta ocasión textos inéditos de los autores cubanos Alberto Marrero y Alfredo Zaldívar; junto a estos, en las páginas de la revista, están también poemas del joven escritor hindú Subhro Bandopadhyay (Calcuta, 1978).

De narrativa se dan a conocer cuentos de Ernesto Peña, Sonia Sánchez y el joven Guillermo Carmona, así como un fragmento de la novela Danza de papalotes, de Olga Montes, que resultara Premio Fundación de la Ciudad de Matanzas 2014, en la categoría de literatura infantil y juvenil.

Matanzas fue fundada en 1912 por Fernando Lles, poeta, filósofo y maestro. Luego de su despegue inicial, la primera revista que tomó el nombre de esta ciudad ha vivido apagamientos y resurgimientos. En los años treinta la retomó Américo Alvarado, importante intelectual, y luego, en 1978, Arturo Arango y otros jóvenes artistas y escritores la asumieron.

Otras épocas más vinieron hasta que en este siglo XXI, a mediados de su primera década, apareció Alfredo Zaldívar junto un grupo de intelectuales matanceros, quienes han logrado hacerla resurgir y convertirla en una de las publicaciones artístico-literarias más inquietantes de toda la Isla.

En estos momentos, la revista Matanzas, patrocinada por el Centro Provincial del Libro y la Literatura, está dirigida por Alfredo Zadívar, y en su equipo de trabajo cuenta con Leymen Pérez (jefe de redacción), Yanira Marimón (editora), Johann E. Trujillo (diseño e infografía), Norge Céspedes (corrección) y Jacqueline Méndez (publicidad).


Por: Norge Céspedes