El centenario de Social (1916-1933 1935-1938), emblemática publicación cubana que fundara y dirigiera el caricaturista y dibujante gráfico Conrado W. Massaguer, es celebrado por la revista Matanzas en su más reciente número, correspondiente a los meses de mayo a agosto de 2016.

Revista Matanzas. Social

En la nota introductoria del dossier que Matanzas dedica a la revista de Massaguer, se dice que esta fue un “hito del periodismo cubano”, desató una “revolución gráfica” y dio espacio “en muchas etapas de su sinuosa existencia, a lo más avanzado del movimiento artístico y literario, y al pensamiento renovador de su época”.

El dossier contiene tres artículos: “La revista Social”, de Dianelys Gómez Torres; “Conrado W. Massaguer. El exilio de un artista reformista. Nueva York, 1931-1935”, de Ana Suárez Díaz; y “La revista Social, la generación del veinticinco y la experiencia soviética”, de Alina López Hernández.

Como parte de la rememoración de la centenaria publicación, Matanzas ha utilizado para su diseño de cubierta e interior elementos de la peculiar y renombrada gráfica de Social, desde dibujos, caricaturas y viñetas, buena parte de los cuales son de la autoría del propio Massaguer, hasta anuncios y recursos tipográficos.

Este número de Matanzas también se halla dedicado especialmente a la ciudad de Colón, fundada en medio de una inmensa llanura matancera hace 180 años, y en cuya demarcación ha florecido la cultura en sus más disímiles manifestaciones artísticas. En las páginas de esta revista se puede encontrar prueba de ello, a través de un acercamiento al quehacer de sus poetas, narradores, historiadores, pintores, promotores...

Llama la atención el detenimiento en la figura del escritor colombino José Manuel Espino, quien ha dejado una profunda huella en la literatura para niños y jóvenes contemporánea cubana, y también ha incursionado con éxito en la poesía para adultos. Su trayectoria la estudian en estas páginas Mirta González, Ramón Luis Herrera, Blanca Felipe Rivero y Alfredo Zaldívar, de quienes se publican textos dados a conocer por ellos en el espacio El autor y su obra que recientemente le dedicara a Espino el Instituto Cubano del Libro.

Igualmente aparece en la publicación una entrevista al promotor cultural Roberto Capote Peón, fundador y director de la Galería de Arte de Colón, emblemática institución de ese territorio que tiene ya tres décadas de existencia.

El propio Capote Peón resulta protagonista de otra de las propuestas más interesantes de este nuevo número de Matanzas, pues es de su autoría un artículo que brinda una aproximación al significativo y poco conocido pintor Manuel Mantilla Béjar (Colón, 1892 – París, 1967).

Otros colombinos asumen espacios en esta publicación. Aparecen cuentos de María Iluminada González y José Rodríguez Menocal; poemas de Félix Lizárraga, Aimara García Cabezas, Pedro Peña Fonseca y Héctor Portal; textos críticos de Lincoln Capote Peón (sobre el libro de ensayo Km 100. Producción visual de los noventa en Matanzas, de Yamila Gordillo) y Anier López Pérez (sobre los cuadernos de poesía merecedores del Premio Fundación de la Ciudad de Matanzas); un artículo de Daniela Capote sobre las esculturas en la ciudad de Matanzas y un testimonio de Carlos Manuel González acerca del pelotero Lino Molina.

En la revista, en la sección Ecos, se incluyen reseñas de libros de autores colombinos. El poeta y traductor Israel Domínguez comenta la plaquette con el poema Alice en e-wonderland (Ediciones Matanzas, 2015), Aymara García Cabezas y Manuel Navea reflexiona sobre el libro de cuentos Refugios de silencio (Ediciones Matanzas, 2015), de José Rodríguez Menocal. Mientras, en la sección Casi lo último, el poeta Abel G. Fagundo comparte una crónica sobre sus experiencias en diversas estancias en Colón.


Por: Norge Céspedes