Sauto: Renacen las estatuasLas centenarias estatuas de mármol que ornan al Teatro Sauto, de Matanzas, están recuperando su alba presencia a resultas de la más completa restauración de esas piezas emprendida en su historia.

Esta reparación se inició por un conjunto de cuatro imágenes procedentes (al menos en parte) de los jardines la antigua Quinta Wilson y ubicadas allí cuando Sauto fue sede del Museo Histórico en 1959, y por el Cristóbal Colón de autor florentino donado por Don Cosme de la Torriente y emplazado en diciembre de 1862. Luego de estas piezas, ubicadas en el parque posterior del edificio, el trabajo se extenderá hasta las de los fumaderos laterales, también estatuas de jardinería que representan las cuatro estaciones del año, y a aquellas que presiden el vestíbulo.

Según el escultor Sergio Roque Ruano esta laboriosa tarea comprende limpieza, impermeabilización, pulimento y restitución de partes rotas como dedos, elementos, y la cabeza de una de esas damas pétreas robada hace ocho años. Para ello se ha iniciado una investigación histórica y localización de fotografías que permitan al equipo reproducir los originales con fidelidad.

El renacer de las estatuas de Sauto pasa por el lijado, lavado con detergentes específicos y ácidos en disolución para liberarlas de las suciedad y mohos impregnados en su superficie producto de la agresión combinada de la humedad, el sol, el polvo, aire, salitre y gases contaminantes. Luego, con sales y ceras, se pulirán para devolverles el brillo y esa blancura de otros tiempos.

La recuperación de estas obras monumentarias se inscribe dentro del lento proceso de rescate del gran Teatro, Monumento Nacional, considerado uno de los más importantes de América Latina y el edificio más significativo de la ciudad de Matanzas.


Por: Amarilys Ribot