Leonardo PaduraEsta es la conversación que sostuve con el autor de obras tan fundamentales como La novela de mi vida,  o las que forman parte de Las cuatro estaciones y aunque no es la entrevista que todavía soñaba, (las circunstancias no permitían otra cosa) al menos tiene la impronta y la espontaneidad surgida al calor de una presentación llena de emociones y fidelidades.

 -¿En qué cree que radica el éxito que tiene su obra entre los lectores cubanos? Lo digo pensando en que es uno de los escritores de ficción vivo, más leído…

-Mira para mí sigue siendo un misterio. Cuando me siento a escribir, tengo en la mente una serie de lectores ideales que son lectores muy exigentes. Por ejemplo,  cuando escribí La novela de mi vida pensaba en lo que podía decir Ambrosio Fornet, lo que podía decir Enrique Saínz, que conocen muy bien esta época del siglo XIX, la vida de Heredia; y qué podía decir mi editora española Beatriz de Moura.