Rubén Darío SalazarEn el centro de la ciudad de Matanzas, por la ruta Ayuntamiento, el caminante encuentra un retablo de títeres donde duermen los personajes que han dado vida a las historias de una familia titiritera. Todos los meses despiertan los pillos para contarnos sus sueños. Entonces, nos dibujan sonrisas, espasmos, y a veces, algún que otro suspiro quejumbroso.

Por estos días, Teatro de Las Estaciones festeja su cumpleaños. Invitaron a Federico porque creen que los poetas sueñan con los ojos despiertos y el corazón dormido. Nosotros, boquiabiertos cuando los descubrimos, corrimos en busca del creador de tantas fantasías.

 

Dice Rubén que nunca antes había respondido tantas preguntas, quizás por eso nos develó algunos secretos…