Antonio Enrique González Rojas

Auroria: La gran fuerza de la historieta joven cubana

Junio 17, 2011 - 6:56am

Auroria, La gran alianzaLa épica fantástica o fantasía heroica, género de indiscutible atractivo en el contexto literario, audiovisual, plástico, de la historieta y los juegos digitales, es reencarnación moderna (perpetuación) de la mitopoética, cuyos orígenes se pierden en la prehistoria, cuando el ser humano explicó por primera vez los fenómenos del cosmos, desde sus nulos o escasos referentes culturales.

A partir de esas edades primigenias, se establecieron sistemas de representaciones para poner algo de orden en un mundo desconocido, contraponiéndole un mundo conocido, seguro, a imagen y semejanza de sus pobladores. Las fuerzas y sucesos desconocidos adquirieron significados interrelacionados entre sí en un todo lógico, cada vez más complejo, hasta alcanzar altos grados de verosimilitud. Sobre estas raíces se estructuraron los cimientos de la Literatura y  el Arte en general. Amén la irrupción brusca de corrientes gnoseológicas racionalistas en la cosmovisión poética milenaria, pervive la necesidad ancestral de mitificar, idealizar la Condición Humana, en su perenne lucha con el entorno hostil, y más encarnizadamente consigo misma. La realización, ya en el siglo xx, de filmes como Los Nibelungos (Fritz Lang, 1926), la publicación de volúmenes como El Señor de los Anillos, del sudafricano John Ronald Reuel Tolkien, o las obras de Robert Ervin Howard y C. S. Lewis, re legitimó entre todos los públicos este género, en cuya esencia subyace el conflicto eterno e íntimo entre bien y mal, luz y sombra.

El Arte: ¿Ondas o partículas?

Febrero 22, 2011 - 7:00am

La silla de Wilfredo LamLa edición cubana de la Historia de la Estética (Editorial Pueblo y Educación 1990) de Raymond Bayer cuenta con una “Advertencia” a cargo de José Antonio Portuondo donde señala una supuesta incoherencia en los argumentos del autor sobre la naturaleza del Arte. En un pasaje inicial del volumen, Bayer afirma que los “valores estéticos no se presentan aislados; son funciones de valores morales y políticos” (1) y más de cuatrocientas páginas después, acota que no “solamente el arte no se desarrolla forzosamente al compás de la historia, sino que además no es el reflejo de los acontecimientos históricos y políticos; con frecuencia se halla en oposición a ellos” (2), sentando dos criterios divergentes, excluyentes entre sí al parecer de Portuondo,.

Esta supuesta contradicción interna del teórico francés parece obligar al lector a decidirse por una de las dos visiones: o el Arte depende y es reflejo exclusivo del contexto histórico-cultural, o constituye un proceso endógeno y sus valores sólo pueden evaluarse dentro de un contexto propio, panorama enajenado de la realidad circundante social, económica, política, científica, cuya marcha es diacrónica respecto de la evolución del fenómeno estético.
 

Wayacón: El Naif se muerde la cola

Febrero 20, 2011 - 7:54am

Wayacón: El Naif se muerde la colaLa figuración, estrato epidérmico de la obra, fue el primer atributo de las Artes Plásticas puesto en crisis por las Vanguardias de finales del siglo XIX y principios del XX, despojándose conscientemente el creador del recesivo rol de copiador-reproductor de la realidad, en (quizás) el más grande ejercicio de egolatría y egocentrismo humano después de la conquista del fuego y la invención de la rueda. Pasó a erigirse en transformador, más aún, generador de realidades autosuficientes. Se asumió cabalmente lo que el hombre primitivo había logrado en las eras glaciales desde su cosmovisión mitopoética y mágico-religiosa: condensar las formas del cosmos externo, en códigos sintetizados hasta la abstracción, sobresaliendo la línea como uno de los más grandes logros de la perceptiva humana.

Con la evolución no académica del discurso ideoestético, el arte pasó de concepto a noción, intención, y finalmente relatividad-libertad, con todo el caos aparejado a esta maldición. Duchamp violando los límites más sagrados de la aristocracia del espíritu; los dadaístas borrando de un plumazo todo el sustrato gnoseológico de la civilización. En medio de esta revolución perceptual, que no se detiene a fuer de fenecer la creación en sí, junto a las nuevas maneras se re-legitimaron valores simbólicos de las primeras edades del Arte y el artista.

Camilo Villalvilla. El recuerdo donde duele

Octubre 14, 2010 - 2:01pm

Camilo VillalVillaLa amnesia colectiva parece ser, bajo el equívoco filo de la Navaja de Occam, la solución más eficaz, por su sencillez, para evitar las inquietantes moralejas, enseñanzas y advertencias que la historia reciente emite desde dolorosos errores pasados, a las generaciones, ya hayan sido protagonistas activos o pasivos de los requiebros abordados; ya sean tardíos vástagos, debatida su inocencia entre las cenizas de orgullos pretéritos.

El olvido voluntario del pasado no evita que sus ondas dialécticas de sentido y acción se extiendan irremisibles en el constante viaje de las comunidades humanas hacia el futuro, verdadera naturaleza del estado ilusoriamente estático calificado como presente. Tal actitud hipócritamente temerosa, sólo consigue afilar el otro borde de la hoja occaniana, con el cual será cercenada, tarde o temprano, la cabeza de la sociedad en cuestión, dígase su sentido de pertenencia a una identidad, su compromiso social, la consciencia de ser, estar y participar, más allá de su destino particular como átomo dislocado del núcleo colectivo, en el porvenir total de dicha colectividad, organismo vivo (al decir de Herbert Spencer) que es la nación.

José García Montebravo

Agosto 16, 2010 - 7:15am

La libertad creativa, vista como pureza del alma traducida a imágenes alejadas de la sofisticación académica, postacadémica (vanguardista) y postmoderna en todo su extenso espectro, es derecho inalienable, asumido consciente o inconscientemente, por los artistas que nadan en las corrientes pictóricas clasificadas como naif o primitivas. Se trata de una liberación, en primer lugar, de todo referente estético y cultural, sedimentados durante milenios en el intelecto: un brusco retorno a la memoria virgen, abierta al sentido de la maravilla, que permite connotar mágicamente todo acontecimiento y fenómeno natural circundante, colocando al ser humano en su justo lugar dentro de la intrincada red dialéctica de causas y efectos del cosmos.

Los sistemas mitopoéticos, génesis de las primeras artes, generaron necesidad de traslucir en imágenes la esencia inaprensible de las cosas, como nexo semiótico de comunión, entre el homo sapiens y el Todo multimanifestado.

Reflexiones de un cheo sobre la cultura ¿gay?

Diciembre 16, 2009 - 9:30pm

  Cultura Gay            El alma no tiene sexo ni color     
               Proverbio persa

Todo grupo o minoría humana que por asumir y compartir prácticas no toleradas desde presupuestos ideoculturales establecidos como rectores por determinada sociedad, genera expresiones culturales signadas por la resistencia respecto al stablishment, y degeneradas muchas veces en verdaderas caricaturizaciones de los moldes autorizados, lo cual impide su desarrollo hasta una consolidación genuina.

  Las minorías en cuestión: raciales, sexuales, religiosas, a fuer de generaciones y generaciones de represión de su orgullo intrínseco, de minimizar los valores culturales legítimos, de negación identitaria, tienden a desarrollar inconscientemente un espíritu de autodiscriminación, tergiversándose los objetivos a seguir en su puja por la validación, tolerancia y aceptación dentro de un mundo plural y diverso.


http://mardesnudo.atenas.cult.cu
http://www.atenas.cult.cu
http://www.facebook.com/mardesnudo

MAR DESNUDO (ISNN 2307-2415).Revista Cubana de Arte y Literatura auspiciada por el Centro Provincial del Libro  y la Dirección Provincial de Cultura. Matanzas.Cuba. Dirección y Edición: Laura Ruiz Montes. Diseño, Desarrollo and the Community Administrador: Abel G. Fagundo. Prensa Cultural: Norge Céspedes. Sitio hecho con Drupal. Se recomienda la navegación con Mozilla Firefox o Chome.

Este sitio se distribuye bajo licencia Atribución-No Comercial-Sin Derivadas 1) Se puede copiar, distribuir y comunicar públicamente la obra siempre que se de  crédito a la fuente y al autor. 2) No se permite la modificación, la alteración o la transformación del contenido original, aunque se pueden utilizar fragmentos del mismo bajo lo expuesto en el parámetro 1.

facebooktwitter.Google PlusrssEmail

 

 

Distribuir contenido