Las respuestas de Soler PuigEn una entrevista que le hicieron en México, Arreola comentó que había estado en Cuba y que había conocido a grandes escritores cubanos, entre ellos a José Lezama Lima y José Soler Puig. ¿Qué puedo decirte después de eso? Con él aprendí mucho. Yo he aprendido mucho con dos mexicanos, el primero Eradio Cepeda y después Juan José Arreola, que fue el que más me enseñó y se dedicó a mí.

¿Usted fue de los que reprochó a Lezama el capítulo VIII?

Nunca. La homosexualidad es algo habitual, muy normal. No me escandaliza. Tengo muy buenos amigos homosexuales.

¿Y El pan dormido? ¿Por qué lo escribió? ¿Qué relación hay entre esa novela y Paradiso?

El pan dormido yo lo escribí en dos años. Entre El derrumbe y ella pasaron diez años, pero no es que estuve ese tiempo para escribirla; lo que pasa es que no me la publicaban. El pan dormido es una idea que me estuvo dando vueltas durante mucho tiempo; es la novela de mi familia. En mi familia hay mucha gente interesante, gente de toda índole. Me pareció oportuno utilizar esos personajes en una novela.