Roberto Manzano

Synergos

Octubre 25, 2017 - 12:14pm

Synergos Roberto Manzano

Fragmentos

(1)

vivan los cánticos adÁnicos, con evas gnósticas, fundando términos futúricos, mientras en éxtasis basculase la báscula;

ay de las lámparas dramáticas quemándose hacia lo drástico, mientras Andrómaca gime la pérdida y en lo recóndito basculase la báscula;

vivan las cálidas crisálidas guardando crípticas los gérmenes angélicos de sus orígenes, cuando en lo nítido basculase la báscula;

ay de los ámbitos escuálidos, sin médulas, donde en contráctiles anillos hórridos se muere indócil, mientras colérica basculase la báscula;

vivan los dígitos aproximándose, las juntas kármicas, los frutos múltiples, y en pesos únicos y en bultos grávidos bascúlense sobre la báscula.

El guardabosque, un hombre que canta, simplemente…Elogio de Roberto Manzano

Octubre 24, 2017 - 12:24pm

Por: Carlos L. Zamora

De todos los oficios posibles, que son más de los que supone la clasificación elemental, Roberto Manzano ha escogido el de guardabosque. Un guardabosque que canta, simplemente. Eso ha escrito, o quizás debo decir, ha cantado, para nosotros, desde una página que hoy releo como si bebiera un café casi nocturno, al final de Poesía de la tierra (1),  un libro que no termina sino que se echa a dormir entre animales, jolongos, aperos, grillos; que espera otra jornada cuando avise el gallo, como todos sus iguales, los hijos de la tierra.

El guardabosque, un hombre que canta, simplemente…Elogio de Roberto Manzano

Roberto Manzano. Poesía

Agosto 25, 2013 - 10:39am

Roberto Francisco Manzano DíazAsí a donde vamos a ir

Así a donde vamos a ir, si necesitamos tanto? Si todo se gasta un jolongo de algo, un tranvía de eso y de aquello,
un triste diapasón de utensilios;
porque no hay manera, no basta con las manos, no basta con añadir los pies, las rodillas, los codos, los hombros, la cabeza;
no basta: siempre urge una prolongación, un abarque mayor o menor, una hendidura más larga, una extensión casi planetaria;
en cuanto se viene desnudos y desnudos nos marchamos, debíamos tener una desnudez intermedia, pero no es posible;
nos vamos entretejiendo, envolviéndonos, esposándonos, hilándonos y deshilándonos, oh Penélope;
y nos vamos alargando, demorando, sucediéndonos repletos de botones, bocinas, barrenas, oh Odiseo;
grandes son las alforjas de nuestro destino, crecen como los gajos de un milagro, pues vivimos de adminículos;
dependemos de los artesanos que se especializan, de las industrias que se especializan, de los países que se especializan;
toda nuestra libertad radica en el aceite, la sal, la tinta, el petróleo, el papel, el fósforo, el antibiótico;
toda nuestra existencia pasa como un hilo por el que trae el ajo, el distribuidor hidráulico, el mecánico de las imágenes y los dientes;
oh Edison, cómo es posible? hacia dónde vamos a ir si ya necesitamos de este modo?
Hacia dónde, si somos tantos, y demandamos tanto?;

Canto a Manzano. El sueño de Proteo

Abril 13, 2012 - 3:34pm

Robarto ManzanoProteo escenifica en su propia carne un drama. A un lado de su corazón está su infinita posibilidad como clarividente, y del otro lado, un destino de criatura hecha a imagen de todo lo que se corrompe y traba en redes del tiempo. Quienes necesitan sus visiones deben asirlo primero, detenerlo, fijar la esencia unívoca que desborda veloces y completas transformaciones, o sea, tienen —tenemos— más de dos dramas. La poesía de Roberto Manzano (Ciego de Ávila, 1949) sobresale, en el panorama de finales del siglo XX y principios del XXI, por darle volumen formal y conceptualmente al conflicto entre identidad y cambio. Dilema poético con la anchura del mar regurgitado incesantemente por Caribdis, donde se ha visto naufragar a poetas de finas dotes, tanto como perder sus valijas a críticos y jueces avaros. ¿En qué punto entre un adentro y un afuera se concentra la efectividad de la trascendencia, el poder de representación cabal del poeta a despecho de alternancias y compensaciones de la naturaleza? ¿Su éxito depende acaso de la fijeza, la delimitación de un absoluto como forma o manera última y representativa del Ser? ¿O acaso en un continuo de fatigada dinastía, resistencia infinita de la sustancia que permuta mientras se adapta, se estructura mientras se abre?

Lezama, aquel obeso “dorado por el Nilo”, moroso y numeroso como león del Prado de La Habana —insumisa carne de cañones de avancarga refundidos para darle sitio a los residuos del coloniaje en el ornamento de la República—, hizo visible este miedo: “El cambio —dijo— es la muerte”. Borges lo etiquetaba entre antropología y malformación congénita del lenguaje cuando seguía el rastro de aquella imagen de la circunferencia con centro en todas partes, retrocediendo desde Pascal hasta Campanella, en pos de los orígenes, para concluir por hacernos sentir indefensos ante una metáfora posiblemente alienígena que durante siglos estuviese intentando hospedarse en humano mundo. Pero donde Borges mejor patentizaría este ascetismo sería en su propia obra en verso, al prescindir de otros fervores y concentrarse en el eficiente malabar con algunos pocos símbolos: biblioteca, espejo, laberinto.

El mundo interior es el verdadero espacio de la poesía. Entrevista al poeta Roberto Manzano

Agosto 18, 2011 - 7:45pm

Roberto ManzanoRoberto Manzano es de esos amigos que reconoces con el primer estrechón de manos.Escritor, profesor, editor y diseñador gráfico, nació en Ciego de Ávila en 1949. Su versatilidad y sólidos conocimientos literarios están avalados por una rigurosa formación académica. Ha impartido postgrados sobre estudios literarios y lingüísticos y cursos para la formación de escritores. Actualmente se desempeña como Jefe de la Redacción de Poesía de la Editorial Letras Cubanas, del Instituto Cubano del Libro.

Nunca hubiese imaginado que su proverbial modestia escondiera semejante cúmulo en el arte de crear, cotejar, diseñar y estudiar la palabra. Sólo al revisar su currículo con motivo de esta entrevista he logrado visualizarlo. Ha recibido decenas de premios, entre los que destacan, por citar algunos: Premio Internacional de Poesía Nicolás Guillén, México, 2004; Premio Nacional de Poesía Nicolás Guillén, Cuba, 2005; Premio La Rosa Blanca de Literatura Infantil, 2005; Premio Samuel Feijóo de Poesía y Naturaleza, 2007. Ha publicado gran número de libros de poesía.

La poesía de Mireisy García Rojas

Abril 7, 2011 - 10:21pm

La cuba profundaLa poesía de Mireisy García Rojas viene desde el mismo sustrato de la Cuba profunda, y sube por los vasos comunicantes de la sensibilidad hacia una rica isocronía con el mundo.

Entre los numerosos poetas jóvenes que hoy engalanan la escena creadora del país, Mireisy García Rojas tiene asiento y voz, pues ya es dueña de una palabra que representa, con lucidez y vigor, el alma de estos tiempos.

Sin dejar de tocar las almendras mismas del aire en que vive, sus dedos finos de mujer sensible saben también airear la tierra perdurable de lo humano, la batida intemperie del espíritu. Vea el lector la velocidad y precisión que imprime a sus versos, en los que los registros emocionales entran satisfactoriamente en las modulaciones obligatorias de lo sujeto a arte y representación.

Roberto Manzano  


http://mardesnudo.atenas.cult.cu
http://www.atenas.cult.cu
http://www.facebook.com/mardesnudo

MAR DESNUDO (ISNN 2307-2415).Revista Cubana de Arte y Literatura auspiciada por el Centro Provincial del Libro  y la Dirección Provincial de Cultura. Matanzas.Cuba. Dirección y Edición: Laura Ruiz Montes. Diseño, Desarrollo and the Community Administrador: Abel G. Fagundo. Prensa Cultural: Norge Céspedes. Sitio hecho con Drupal. Se recomienda la navegación con Mozilla Firefox o Chome.

Este sitio se distribuye bajo licencia Atribución-No Comercial-Sin Derivadas 1) Se puede copiar, distribuir y comunicar públicamente la obra siempre que se de  crédito a la fuente y al autor. 2) No se permite la modificación, la alteración o la transformación del contenido original, aunque se pueden utilizar fragmentos del mismo bajo lo expuesto en el parámetro 1.

facebooktwitter.Google PlusrssEmail

 

 

Distribuir contenido