Teresita BurgosEscribir tórnase en evento personalísimo, absolutamente íntimo entre el escritor y el escritor. Si comienzo tan impetuosa esta entrevista es porque Teresita Burgos resulta pródiga en cuanto a sus actos creativos: ahí están sus libros para confirmarlo. La pregunta se impone: ¿qué es escribir para ti?

Es un goce espiritual y estético que traigo desde niña. Tanto el proceso de creación primario, eso que llaman inspiración, el cual se me da espontáneo, cálido  y misterioso, como  el secundario,  la parte fría, donde se pone de manifiesto la verdadera vocación y se necesitan la constancia, el esfuerzo diario, el estudio, la técnica, el oficio para dar forma a cualquier escrito, me seducen, me cautivan desde siempre. Vivo entre ellos de forma natural. Somos uno. Somos inseparables.  

¿Cuánto hay de Burgos en ti y cuánto de Matanzas?

Burgos es un apellido español que aparece en Matanzas en el siglo XVII. Mi abuela paterna llegó a Cuba en 1900 procedente de Valladolid, España. Ella inscribió a mi padre con su apellido y por eso yo lo llevo también.