Crimen y vendetaEn la historia de Cuba existe un hecho singular y escalofriante, no abordado en estudios nacionales, tal vez siguiendo la tendencia de pensar que los grandes acontecimientos ocurren en la capital. Se trata de asesinatos que se cometieron con la venia de las más altas autoridades políticas y militares del país: el de los hermanos Álvarez Rodríguez, acaecido el 26 de julio de 1932 y el de los ex oficiales involucrados en ese crimen, el 25 de  noviembre de 1933. Así llega esta historia de la mano del investigador Eduardo Marrero, a través de su más  reciente título Crimen y vendetta: el caso de los hermanos Álvarez, bajo el sello de Ediciones Matanzas, en su colección Aurora.En 13 capítulos (más apéndices documentales y la bibliografía), Marrero conduce al lector por una trama cargada de tragedia, dramatismo y complejidad histórica, con elementos de ficción, pero sin apartarse de la realidad de este período del Machadato en la ciudad matancera de Colón.

En el prólogo a esta edición el propio autor explica que estructura el texto desde tres niveles, en retrospectiva histórica: primero, la venganza de Santiago, único hijo que sobrevivió al asesinato de los Álvarez Rodríguez, por encontrarse en la capital; segundo, los asesinatos de José, Narciso y Ramón Álvarez Rodríguez y el alzamientote la familia contra la dictadura de Gerardo Machado, y por último, lo relacionado con el desenvolvimiento del padre José Álvarez Pérez, gallego y oficial del Ejército Libertador Cubano.