Cleva SolisEn un hipotético Tratado sobre la sexualidad de los elfos, el poeta Samuel Feijóo clasificaría a Cleva Solís como “poetisa exquisita”, distinta a casi todos los autores cubanos coetáneos, y a la vez influida por él mismo. En dicho tratado se discutiría con énfasis la necesidad de separarse de las ideas lexicales feministas contemporáneas en materia del índice de género, por el que se debería signar “una elfo” (“una elfa” suena horrible). La discusión bizantina conducirá luego a referir cuántos elfos caben en una ciudad cubana, de modo que nuestra poeta tendría que ser contada entre ellos: una poetisa-elfo, dama del bien y de la luz

Cuando conocí a Cleva, advertí enseguida su carácter nervioso, su ágil bondad, su ingenuidad afectada por el Bien y la Belleza. Algunas veces conversamos sobre el Alma en su sentido trascendente, y puede hallarse en su misma poesía una clara presencia élfica, no órfica, aunque algún misterio de vida giraba en torno suyo y de su poesía. Ese matiz esotérico la acercaba más a Lezama que a otros integrantes de Orígenes, de cristianismo más ortodoxo.