Nicolas GuillenMucho se ha hablado o escrito sobre El gran zoo, en páginas que reconocen en este libro de madurez de Guillén, elementos de continuidad y ruptura, con respecto a su producción poética anterior. Textos que perciben en estas 35 piezas zoológicas, como las llamara el propio poeta, una propuesta estética que nuclea tanto aproximaciones temáticas de otros momentos creativos, como acentos peculiares de su estilo que sostiene la voz poética de El gran zoo, así como una obra traspasada por el espíritu de la vanguardia.Visitar este cuaderno sin al menos mencionar de manera general estas lecturas, sería desconocer las investigaciones de grandes voces de nuestra ensayística y también la atención que suscitó y suscita este libro en el conjunto de la obra guilleneana.

Este recorrido por el espacio de El gran zoo pretende registrar de algún modo, algunos acentos peculiares que dotan a este poemario de un altísimo nivel estético y que se asientan en la afirmación de que, tras las puertas de este particular zoológico (al que somos invitados a visitar), subyace un universo simbólico que constituye la clave del reordenamiento del universo, una propuesta itinerante plena de ironía, madurez, malicia y aprendizaje.