Yanelys EncinosaEl Septimo Día

Dios conoció mi insomnio
sonrió como si esperara desde siempre mi necesidad
y dijo
hágase
abrió mis carnes
junto a la costilla
señaló lo más valioso
multiplicó

exhalé agradecida
vi que todo cuanto había hecho
es bueno.