Huecos NecesariosLos poemas que componen este libro de Ángel Carlos Sánchez, son fragmentos de un espacio sin gradaciones, como los nudos del tejido del silencio; nos llevan a otro sitio, hacia otro tiempo, hacia la destrucción de lo cotidiano o hacia los sitios del insomnio. El poeta sabe que cada uno de sus textos, desde su gestación, son la imágen de la incandescencia y de las ruinas, el tokonoma, cuando "Algo comienza a ser pensado y ya se olvida".

En este libro, todo lo que se mueve en la oscuridad o en la luz es opción de vida, es acción para que cese la palabra y en el salto nos quede un mundo de referencias y ecos, únicamente los rostros invisibles del diálogo en el texto interminable:

Eso que falta, que contempla
la presencia del que lee,
del que escribe y del que nace

Por parte del poeta, la decisión está tomada, el nuevo espacio de vida de estos poemas es el fluir inabarcable, que puede estar oculto o a un paso de nosotros, en nuestras uñas o en la grieta de la pared. No existe ninguna conducta para la quietud.