Artículo de opinión

Variantes para extraviar a un poeta

Diciembre 18, 2015 - 12:41pm

Abel G. FagundoDurante poco menos de nueve años estuve – casi recluido – en el sótano de una lejana y oscura dependencia de cultura municipal. Las cosas iba sin buen rumbo por esa ápoca; poco dinero, demasiado alcohol, aburrimiento intelectual, nada de ambición… en fin, los claros anuncios de un mal futuro.. Sin embargo no faltó la poesía. Sin anunciarse demasiado, a veces hasta impertinente, asomaba por aquí y por allá, en ocasiones certera, otras delirante.  Quizás el tiempo que disponía para la contemplación o el ocio inevitable y deseado, le daban los espacios suficientes para persistir y sobrevivir. No me gusta pensar en aquellos poemas como malos o buenos textos, en realidad no creo que importaba mucho su envoltura estética o su marcaje trascendente. Lo más relevante era que me sentía bien escribiéndolos, traían consigo un sentimiento, tal vez una sensación semejante a la felicidad.

Luego como una gran parte de mis contemporáneos de la zona – y no digo de todo el país porque mi visión no es tan amplia – emigré hacia la cabecera provincial (otros – y no precisamente pocos -  siguieron rumbo sobre las distantes carreteras, aguas y  cielos y hoy andan dispersos por esta tierra, por este mundo cada día menos gigantesco, pero que igual que mis padres no parezco destinado a conocer) Cinco años estuve entre Varadero y Matanzas. Habitante de ómnibus, víctima de la diversidad depredadora de los choferes, apaleado por el stress y la soberbia de transmetro, transtur, gaviotas y otras muy diversas aves de rapiña, y lo peor, perdido como un muchacho viejo en una selva de asfalto que lo raspaba paso a paso, lijaba la ingenuidad y desnudaba el espíritu a puñetazos. Arrancándome para devolverme después lleno de la suciedad habitual de las ciudades…

Don Zenén

Octubre 17, 2015 - 6:18am

Don ZenénSi hay un sitio donde tan bien se está, es Matanzas. Matanzas es los amigos, el teatro, el puente sobre el San Juan,  la Plaza Vigía y sus vigías, Guanima y mis hijos, Albio y sus ratoneras, el camino a la playa de la infancia y a la casa de Joseíto, El Mirón, Mercedes, Pancho y su hermosa prole, Ulises, Pedro Vera y su amabilidad, el parque de La Libertad, la noche.

Matanzas es las estaciones de Zenén y Rubén. No hay lugar en Cuba donde los homenajes, al menos en el teatro, se sientan verdaderos, auténticos, aun con las formalidades de rigor. El jubileo nace de manera natural, los invitados no nos enteramos de las dificultades de la bodega, que las hay. Se da fácilmente, con gracia y clase.

Hace unos días Zenén Calero cumplió 60 años. Mucho antes nos habíamos dado cuenta del calibre de este caballero, de su estirpe, cuyos ejemplares escasean en la familia de los humanos, para decirlo científicamente.  Mucho antes habíamos advertido ese linaje de hombre de bien combinado con talento, inteligencia, bondad, creatividad, cultura, encanto. No era un dato. Es un conocimiento tácito. Zenén es todo eso y las palabras no llegan a su altura, amén de que pueda quedar cursi, y está de más decir que no importa.

El corno emplumado on line

Agosto 3, 2015 - 9:31am

El corno emplumadoEl Corno EmplumadoThe Plumed Horn (1962-1969), emblemática revista bilingüe de literatura fundada en México por los escritores Margaret Randally Sergio Mondragón, ha sido digitalizada y podrá ser consultada on line, de manera gratuita, a partir de una iniciativa que se ha gestado en la Northwestern University, de Chicago, Estados Unidos.

Estará disponible para su consulta en una fecha próxima, aunque todavía por precisar, según especificó Margaret Randall, quien dio a conocer esta información en la ciudad de Matanzas, durante una reciente visita a la misma invitada por Ediciones Vigía.

“Es sin duda un hecho fantástico que El Corno Emplumado entre on line, pues en la actualidad resulta muy difícil encontrar algunos de sus números en las bibliotecas de cualquier país, y si pensamos en la colección completa estaríamos hablando de un verdadero hallazgo.”

“Este suceso tendrá también otros valores añadidos, pues además de los números de la revista serán puestos a disposición de los lectores de todo el mundo artículos, cartas y otros materiales con los que se aporta información complementaria acerca de esta publicación.”

Lydia Cabrera en su laguna sagrada

Agosto 3, 2015 - 7:12am

Lidia CabreraA la vida y obra de Lydia Cabrera (1899–1991), relevante etnóloga, investigadora y narradora cubana, se aproxima un libro que reúne varios materiales de carácter testimonial y ha sido publicado por Ediciones Vigía, en la ciudad de Matanzas.

El volumen se titula Lydia Cabrera en su laguna sagrada y ha sido escrito por Natalia Bolívar Aróstegui y Natalia del Río Bolívar, quienes aseguraron que así rendían homenaje a esta figura, vital para el entendimiento de la cultura africana en la Isla, tema al cual dedicara unos treinta libros, entre ellos El monte y Cuentos negros de Cuba, acaso los más famosos.

El texto cuenta con prólogo de Reynaldo González, una “Aclaración necesaria” de Zoila Lapique, así como su bibliografía activa, un glosario comentado y textos críticos dedicados a su obra por diversos autores cubanos: José María Chacón y Calvo, Gastón Baquero, Enrique Labrador Ruiz, Lino Novás Calvo y Rafael Suárez Solís, entre otros.

En el prólogo, Reynaldo González comenta que varios capítulos del libro “reconstruyen los andares de Lydia Cabrera, los sitios donde acopió informaciones y que le impregnaron el ánimo, las zonas donde vivían sus informantes (…) La evocación se mezcla con los mitos que nadie como ella contribuyó a develar, los dioses tutelares del panteón yoruba de Cuba, y es como si escucháramos rumores de bembé, el percutir de los tambores que los convocan para compartir su bondad y rigor”.

Por su parte, Zoila Lapique se refiere la importancia de tres textos que constituyeron el inicio de este volumen y son en cierta forma su columna vertebral: “Tributo necesario a Lydia Cabrera”, “La oralidad en Lydia Cabrera” y “El eco de los tambores”, a los que añade el artículo “La familia Tarafa”, familia que tanto significaría para la obra de Lydia Cabrera.

Destacan aportes de Miguel Barnet a la cultura cubana

Febrero 22, 2015 - 10:13am

Al arribar a los setenta y cinco años de vida, el intelectual cubano Miguel Barnet Lanza (La Habana, 1940) recibió un homenaje en la ciudad de Matanzas, donde fueron destacados sus significativos aportes a las letras, a la cultura de la Isla.

El símbolo de dicha ciudad, consistente en la réplica de una de las columnas del puente de la Concordia, le fue entregado al escritor por Marta Odalys Hernández, presidenta de la Asamblea Municipal del Poder Popular.

También le fue otorgado el sello conmemorativo del bicentenario del poeta romántico cubano José Jacinto Milanés, concedido por la Dirección Provincial de Cultura y el Centro Provincial del Libro y la Literatura.

Premio Nacional de Literatura, presidente de la Uneac y de la Fundación Fernando Ortiz, Miguel Barnet cuenta con una intensa labor como poeta, narrador, ensayista y etnólogo, por la que ha merecido importantes premios a nivel internacional.

En su bibliografía se hallan libros como La piedrafina y el pavorreal, Isla de güijes, La sagrada familia, Oriki y otros poemas, Carta de noche, Mapa del tiempo, Viendo mí vida pasar y Con píes de gato (poesía); Autógrafos cubanos, La fuente viva, (crónica, ensayo); Biografía de un cimarrón, Canción de Rachel, Gallego, La vida real y Oficio de Ánqel (novelas-testimonio).

El reconocimiento a Barnet se produjo en la sede del proyecto cultural “Al sur de mi garganta”, en la casa de Tirry 81, donde reside la escritora matancera Carilda Oliver Labra, con la que mantiene una entrañable amistad.

Ediciones Vigía celebra tres décadas de existencia

Febrero 20, 2015 - 10:00pm

Ediciones VigíaEdiciones Vigía, caracterizada por sus hermosas producciones manufacturadas, estará celebrando sus tres décadas de existencia durante su participación en la XXIV Feria Internacional del Libro, Cuba 2015, que se desarrollará del 12 al 22 de febrero en la capital de la Isla.

Agustina Ponce, directora de esta editorial que radica en la ciudad de Matanzas, dijo que en la cita habanera ofertarán a los lectores libros, plaquettes, pergaminos y otras producciones que llamarán la atención.

Hizo referencia además a las características que en esta ocasión tendrá el espacio que ocupará Vigía, tradicionalmente uno de los más llamativos de la Feria, como lo demuestra el hecho de que se le ha otorgado en cerca de diez ocasiones el Premio al mejor stand.

La diseñadora Marialva Ríos, quien se encuentra realizando el mural que identificará el stand, confesó que asume como punto de partida el propio aniversario de Vigía, “desde una metáfora que implica lo que la casa editora ha significado, lo que se ha propuesto y conseguido durante todos estos años”.

“En la idea que desarrollo, también se haya incorporado la obra del escritor hindú Rabindranah Tagore, no por una cuestión esquemática, de querer incorporarlo porque se le esté dedicando la Feria a la India, sino porque realmente su espíritu, su poética tienen en cierto modo un vínculo con lo que hace Vigía”.

“Vigía busca el conocimiento, vive el vértigo que provoca escalar la oscuridad, y ya desde ella, despierta el asombro cuando ilumina con ese quinqué que no es solo su logo sino también su faro, su guía.”

La consistente proceridad de Juan Gualberto Gómez*

Febrero 20, 2015 - 10:19am

Juan Gualberto Gómez (Sabanilla del Encomendador, Matanzas, 1852 – La Habana, 1933) se aparecía de vez en cuando por el habanero Club Atenas, donde solían reunirse personalidades de la raza negra. A su llegada lo recibían con alborozo pero también con profundo respeto. Era 1929 o 1930. Protagonista de momentos gloriosos de la historia de Cuba y considerado uno de los hombres más influyentes del panorama político republicano, es obvio que proyectara cierto halo de distinción.

Acaso en el Club Atenas Juan Gualberto frunciese repentinamente el seño. Quizás, después de echar un vistazo en aquel lugar público, le habría parecido atisbar una presencia que le ensombreciese el ánimo: cierto contendiente que lo atacara desde la prensa, con aquellas caricaturas o escritos que lo satirizaban y lo demeritaban injustamente. Pero no le duraría demasiado la incomodidad, aquello no podía ocurrir en el Atenas, donde siempre él despertaba tanto fervor entre sus asiduos, donde no tenía cabida ese tipo de elementos.

Juan Gualberto entraría ya sin reservas, saludaría sonriente a un lado y a otro, y, como era costumbre, después que se acomodara, todos callarían solemnemente para que él empezara a hablar, “primero en voz baja, apenas perceptible, y enseguida con viva animación y lleno de tono”.2 El gran orador que era tomaría el control de la concurrencia, se desplazaría de un registro grave a una nota de humor y, muestra de su amplia cultura, abordaría con fluidez numerosos temas, aunque sus preferidos eran la política y los sucesos históricos del pasado.

Hay otros elementos que van más allá de la palabra y debían tener “un efecto sugestivo” en el auditorio, que en general acababa por asumirlo como alguien “de misteriosa atracción”:3 su mirada incisiva, detrás de los espejuelos, el refinamiento y la sobriedad de sus modales, así como su característica melena, que resaltaba mucho, y tal elegancia en el vestir que Sanguily lo había llamado el Petronio moreno. Asimismo, ya como detalle de fondo, habría que imaginarlo con una copa de vermut —la única bebida alcohólica que tomaba— servida en la mesa, fumando alguno de los cinco habanos que invariablemente colocaba en su tabaquera antes de salir de la casa, y no lejos de él, su infaltable paraguas.

Antón Arrufat: "Milanés, un misterio que cada generación necesita develar"

Octubre 23, 2014 - 1:22pm

Jose jacinto MilanésAntón Arrufat, Premio Nacional de Literatura, aseguró que José Jacinto Milanés, de quien se celebran los doscientos años de su nacimiento, “es uno de los escritores más interesantes y enigmáticos de la literatura cubana, razón que justifica su permanencia, su perennidad”.

“Milanés ha sido siempre muy atractivo; Milanés es un misterio que cada generación necesita develar. Queda bastante por conocer de él, no solo a partir de la perspectiva literaria, sino también desde otros saberes, desde otros campos de estudio”, dijo.

Realizó estas afirmaciones tras recibir el sello Bicentenario de José Jacinto Milanés que, como parte de las celebraciones por este acontecimiento, se ha entregado en la ciudad de Matanzas a varias personalidades con un aporte significativo a la cultura de ese territorio y a la del país.

El reconocimiento le fue otorgado en la Casa de las Letras Digdora Alonso, sede de Ediciones Matanzas, donde se presentó su libro de poesía Vías de Extinción (Letras Cubanas, 2014), Premio Nicolás Guillén.

Heras León: El periodismo de Onelio es pura literatura

Agosto 22, 2014 - 8:30am

Onelio Jorge Cardoso“La obra periodística de Onelio [Jorge Cardoso] está muy cercana a la literatura e incluso pudiera decirse que en cierto sentido es literatura, pura literatura”, afirmó el destacado intelectual cubano Eduardo Heras León, durante una conferencia en la sede de la Uneac en la ciudad de Matanzas.

“Abundan los puntos de contacto, los vasos comunicantes entre el periodismo y su quehacer en la narrativa; es evidente, y el propio Onelio lo reconoció, que en ese sentido existen no pocas coincidencias en temas, atmósferas, personajes, estructuras y en muchos otros aspectos.”

“El mundo rural, los humildes y sufridos seres que lo habitan, sus circunstancias, su imaginería, su peculiar manera de expresarse, son algunos de los elementos que aparecen recurrentemente en sus narraciones y en sus trabajos periodísticos.”

Heras León impartió esta conferencia como parte de una jornada literaria que tuvo lugar en la Uneac matancera entre el 29 y el 30 de mayo, y durante la cual se dieron a conocer los resultados del Premio de la Crítica Orlando García Lorenzo, otorgado anualmente a los tres mejores libros publicados por autores residentes en este territorio.

Decálogo del Librero de Derbys Domínguez

Abril 24, 2014 - 11:57pm

derbys el libreroLos seres humanos, acostumbrados como estamos a regirnos por un orden organizativo que se contraponga o equilibre al real desorden que somos, en muchas ocasiones nos convertimos en método, o estamos obligados a propiciar conductas metódicas, corriendo el riesgo de convertir la existencia completa en dogma. No es otra cosa lo que persigue el ejercicio de la cultura, sino generar o producir un orden posible entre las personas, los objetos y la naturaleza, pero sobre todo entre las personas como sujetos que se intercambian sentimientos, saberes, poderes, afectos y desafectos a través de los objetos y la naturaleza misma. 

Sabemos, no solo porque lo dicen los libros, sino porque lo comprobamos diariamente, cuando miramos al cielo, contemplamos el mar o asistimos al nacimiento de una flor, que ese orden es uno de los signos privilegiados de la naturaleza, acercándola al más bello y sorprendente concepto de divinidad. Sin embargo, entre nosotros los humanos esa búsqueda adquiere el carácter de una obligación, la forma de una pesquisa con ribetes de responsabilidad, un ejercicio constante, agónico, un trauma calculado, una praxis permanente, en fin, un trabajo en el que se dan cita de manera peligrosa orden y desorden para crear un método, una manera de hacer, una sabiduría.

http://mardesnudo.atenas.cult.cu
http://www.atenas.cult.cu
http://www.facebook.com/mardesnudo

MAR DESNUDO...Revista de Arte y Literatura auspiciada por el Centro Provincial del Libro  y la Dirección Provincial de Cultura. Matanzas.Cuba.  Editores: Laura Ruiz Montes y Abel G. Fagundo. Prensa: Norge Céspedes. Sitio hecho con Drupal. Optimizado para una resolución de 1024 X 768. Se recomienda la navegación con Mozilla Firefox.

Premio Hispanidad y MestizajeLa Asociación Hispanidad y Mestizaje, es un Programa Intercultural independiente de cualquier organismo o institución pública o privada, nacional o internacional, e independiente también de cualquier ideología política, económica, social o religiosa.

Este sitio se distribuye bajo licencia Atribución-No Comercial-Sin Derivadas 1) Se puede copiar, distribuir y comunicar públicamente la obra siempre que se de  crédito a la fuente y al autor. 2) No se permite la modificación, la alteración o la transformación del contenido original, aunque se pueden utilizar fragmentos del mismo bajo lo expuesto en el parámetro 1.

 

Distribuir contenido