Liudmila Quincoses.La interrogante la toma por sorpresa, algo inusual en la reconocida poeta espirituana Liudmila Quincoses. «Qué pregunta tan simpática, ¿sabes que nunca me habían preguntado eso?, ¿cómo te diste cuenta, José Luis?», me escribe desde su computadora, con una prosa que la dibuja tal como es: perspicaz, sensible, espontánea, ocurrente, familiar...
 
«Bueno, he vivido en un mundo de zurdos: mi mamá, mi abuela..., así que era normal. Aprendí a escribir, pero nunca a tejer, un problema para los zurdos. Tuve los conflictos típicos en la escuela con aquellos antiguos pupitres... Luego, cuando crecí, me consolé con lo que dice la mitología popular: que los zurdos son más inteligentes, y esa creencia se afirma en la larga lista de científicos, artistas, ajedrecistas y políticos, brillantes y zurdos...», decide «provocarme» esta escritora multipremiada, como una «advertencia» de «a qué viene esa historia», ahora que JR la entrevista como hará en lo adelante con otros destacados creadores miembros de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), para así festejar el aniversario 25 de la organización que agrupa la joven vanguardia artística cubana.
 
«Eso sí, no te sientes a mi lado en un restaurante porque siempre me tomo el agua y me como todo lo que queda a la izquierda. De hecho creo que soy demasiado zurda, una zurda recalcitrante...», me aclara como para dejar zanjado el asunto y dialogar sobre sucesos de su vida que la convierten en un ser privilegiado, como haber estado entre los cinco delegados de su provincia al pasado Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, o embarcarse en La Estrella de Cuba, que la llevó junto a otros colegas y músicos por toda la Isla.