No.27-Jun.2011

Fina García Marruz. Un Premio a la poesía cubana

Junio 20, 2011 - 6:56am

Fina García Marruz. Premio Reina Sofia Aunque se comunica mejor con el silencio, “sin el que no se podrían dar la poesía, la música, ni el encuentro con uno mismo”, la escritora cubana Fina García Marruz amaneció este jueves rodeada de personas que le elogiaron doblemente: el día de su cumpleaños 88, la poetisa, Premio Nacional de Literatura 1990, ha recibido el premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, galardón que reconoce a un autor vivo por su aportación relevante al patrimonio cultural de Iberoamérica y España.
 
“Ha sido una sorpresa inesperada —dijo Fina a La Jiribilla— y la he recibido agradecida. Me emociona ante todo porque viene de España, ese pueblo con que compartimos una lengua. El premio viene de la España del Padre Bartolomé de las Casas; viene del ‘sol espiritual pueblo de España’, como dijo Martí. Durante muchos años, el hecho de compartir una lengua nos ha permitido conocernos, conocer nuestros poetas y dialogar con muchos escritores notables.”

Abel González Melo. Poesía

Junio 20, 2011 - 5:49am

Abel González MeloComo debe ser
(Antes diría:
C'EST ÇA QU'IL FAUT)

  Cae mi imagen al fondo
de un precipicio de piel
y se mezcla con la hiel
del patíbulo. No escondo
lo que sucede en lo hondo
No estoy bien, mas no me asusto.
Quiero atascar mi disgusto
con un grito: ¡Estoy abajo!
Pero el impecable tajo
me ha dejado un mudo gusto.
Ahora conozco el momento
que presumí acaso antaño
de recibir el regaño
y el insulto y el tormento
del pueblo. No me arrepiento:
de vivir muerta me ufano.

Poemas del cuaderno "Teatros Vacios" de Gaudencio Rodríguez

Junio 19, 2011 - 6:56am

Gaudencio RodríguezTeatros Vacíos

 
Es raro que me siente a escribir sobre la soledad
en la vieja luneta de un teatro.
(Los teatros no son para otra cosa
que no sea contemplar desde sus bordes
historias de muchachas que nunca serán mías.)
Y es raro también que nadie sepa
qué hay después de la función.
 
En los teatros vacíos solo quedo
mientras en viejos pedacitos de papel
alguien dejó recados para una muchacha.
Sé que ellos ahora deben conversar mientras canto
desde el secreto de la lluvia
que afuera se hunde en mis lugares preferidos.
El mundo puede ser sencillamente
el poco de papel que riego por el mundo
mientras la noche es eternamente lluviosa.
  

La ciudad en la vivencia oblicua. Poesía espirituana

Junio 19, 2011 - 5:50am

La ciudad en la vivencia oblicua. Poesía espirituanaEn el año 1900 solo un 4 por ciento de la población mundial vivía en ciudades. En la actualidad más de la mitad de los habitantes se hallan urbanizados. Es de suponer que la ciudad haya engendrado múltiples representaciones en las artes, en la interpretación del mundo o en las ciencias. Más que eso, la ciudad aparece hoy a los ojos de los antropólogos como un signo identitario de los seres que la habitan.
 
Y precisamente la poesía -discurso conformador de identidades, por excelencia- constituye el canal por donde se tornan expresivas las representaciones simbólicas de la ciudad en la vivencia oblicua de los espirituanos.  He aquí una muestra de ello: poetas todos espirituanos; poemas todos sobre la ciudad, real o simbólica, arquetípica o individual, urbana o espiritual.
 
En los textos que presentamos a continuación, cualquier ciudad puede existir en el imaginario de los más importantes aedas de la tierra espirituana.

Un ritmo, el ritmo: Gonzalo Rojas asciende en compañía de sus hermosas

Junio 18, 2011 - 6:56am

Gonzalo RojasEl hombre que había escrito Contra la muerte estaba de pronto ahí, en un ataúd, la cara atrapada por el cristal, como en una pecera, entre unos cirios funerales y unas coronas de flores. Poca pompa. En su cáscara, la muerte lo había tornado más pequeño, casi irreconocible, más ligero, un grillo, pensé, una cigarra, una sílaba de aire. La gorrita negra que lo había acompañado durante casi toda su vida, estaba arriba del féretro, como la gorra de un capitán que ha cumplido con su deber y se despide.

Gonzalo Rojas sacó el fuego del pedernal, del socavón, fue tocado por el relámpago con que alumbró su poesía, las visiones sonoras, la fruición con que el desgarro se hacía levedad, ingravidez, voracidad, hambre de mundo, belleza. Escribió los poemas de amor más hermosos de la poesía hispanoamericana contemporánea y posiblemente también los vivió. Habló la lengua de Safo, de Píndaro, de Catulo, de Holderlin, de los pájaros; a la gravedad hispánica y a la tristeza andina, opuso la sonrisa, la sensualidad, la ironía. En él se irguió otra vez el lenguaje y volvió a ser flujo cósmico, pulso, respiración. Trotó a Hölderlin, a Pound, a Novalis, a Apollinaire, a Rimbaud., desempolvó el antiguo acorde clásico, le impuso nuevo ritmo al jazz y a la lambada, recibió, hasta su muerte, que digo, hasta su transmutación, imágenes intergalácticas en el fax del asombro de su satélite cerebral, donde vio que todo era cópula astral, carnal, música, éxtasis.
 

Escribir para jóvenes

Junio 18, 2011 - 5:37am

Escribir para jóvenesLa literatura para jóvenes en Martinica sufre enormemente la suerte de cualquier literatura, en particular la pérdida de lectores atrapados por el desarrollo exponencial del multimedia y el poco interés y, por supuesto, compromiso de los políticos por este pariente pobre de la cultura. A lo que conviene añadir los límites vinculados a la insularidad, a nuestra arrogante pusilanimidad respecto a los otros pueblos de la cuenca caribeña y a nuestro imaginario de siempre —colonizados y educados para dar crédito, solo a lo que se ha validado antes por Francia, el resto de Europa y los EEUU. Además, la literatura para jóvenes sufre más por ser considerada como un género menor.

En tal contexto, escoger escribir ―y continuar escribiendo― para la juventud representa un verdadero desafío.

Sin embargo, paradójicamente, a despecho de los frenos mencionados antes, nuestra literatura para jóvenes muestra una incontestable vitalidad. Vemos que para los autores de jóvenes como yo existe una innegable felicidad, un secreto júbilo cuando creamos cuentos, poemas, canciones para ellos y partiendo del niño que se obstina en encontrar asilo dentro de nosotros, entre alma y corazón, nos esforzamos en convertirnos o parecer adultos.

Las tertulias delmontinas en la cultura cubana

Junio 17, 2011 - 8:07pm

Domingo del MonteSegún cuenta la historia, la Tertulia debe su nombre a un prolífico escritor latino llamado Tertuliano, nacido en Cartago,  que conquistó a todas  las personas ilustradas de la Corte de Felipe IV de España, alrededor de  1621, hace  aproximadamente 390 años. A partir de ahí, todas las reuniones y sociedades, donde se leían, citaba, o comentaban las obras de Tertuliano, se les llamaba en España, tertulias.
 
Entre otras acepciones, tertulia se denominaba a  un corredor que había en los teatros antiguos, también  al asiento de la primera fila de los palcos y en Cuba, hasta a la cazuela de esta instalación escénica. Con el devenir de los tiempos, se ha llamado tertulia a todas las reuniones literarias y hasta cuando las personas simplemente  se jreúnen para conversar y distraerse en ambiente sano y bullicioso, donde se encuentran  los amigos,  con amplios matices de buen humor.  Las tertulias, se hacían en un principio,  en espacios cerrados y eran bien selectivas. Sin embargo, las llamadas peñas, preferían los espacios abiertos, casi siempre en bares o cafés. Las primeras tertulias literarias en La Habana, fueron las de Domingo del Monte,  acontecidas desde el año 1830 y hasta el  40. Fue una época luminosa dentro de  la cultura cubana. A través de esos encuentros,  llegó a Cuba el movimiento ideológico y estético del Romanticismo.

¿El árbol de la discordia?

Junio 17, 2011 - 7:32am

¿El árbol de la discordia?En uno de los estantes de la librería Dionisio San Román de Cienfuegos, el lector puede hallar aún algunos ejemplares del interesantísimo volumen "Árbol de la Esperanza, antología de décimas hispanoamericanas". En esta obra podemos leer décimas de autores españoles, latinoamericanos y cubanos.

La selección y el prólogo de dichos textos es de la autoría del holguinero Ronel González Sánchez, relevante poeta e investigador de nuestro país.

El prólogo posee la peculiaridad insólita de que, aunque estructurado como prosa lineal, está escrito en décimas. En dicho proemio, el antologador define claramente su concepto de la estrofa de diez versos, donde deja claro: (1) que Árbol de la esperanza es una antología de décimas, no de espinelas, (2) que es una antología de décimas literarias y no de espinelas vinculadas a la oralidad y el repentismo.

Isla de Escardó

Junio 17, 2011 - 7:10am

Cuando publiqué, en 1987, mi libro sobre la corriente coloquialista de la poesía cubana, lo titulé Palabras del trasfondo, que es un segmento de dos versos del poema «Isla», de Rolando Tomás Escardó (1925-1960). ¿Quise ver en ese texto el aldabonazo inicial de la referida corriente, la más importante de la segunda mitad del siglo XX? Creo que no. Ya habían corrido aguas textuales de tono conversacional sobre las tierras fértiles de la poesía cubana. Y había antecedentes inmediatos. El más importante puede ser «Conversación a mi padre» (1948), de Eugenio Florit, bajo el influjo de la poesía norteamericana, dominada por ese tono lírico, y una de sus realizaciones más curiosas está en el poema «Últimos días de una casa», de Dulce María Loynaz, una década después.

La «Isla» de Escardó, además, se encuentra en una tradición de la poesía cubana, sobre todo del siglo XX, mediante la cual se canta al carácter insular de la patria, visible en el célebre «La isla en peso» de Virgilio Piñera, en las referencias de todo el grupo de la revista Orígenes, y de otros poetas como Felipe Pichardo Moya, Nicolás Guillén, Samuel Feijóo, et al. Esa tradición del motivo isla en el contexto poético nacional ha continuado hasta nuestros días (véase, por ejemplo, en poemas de Juana Rosa Pita o Alberto Acosta-Pérez). Visto así, la «Isla» de Escardó forma parte de todo un archipiélago dentro de la lírica cubana.

Cintio Vitier, la poesía siempre en "Vísperas"

Junio 17, 2011 - 6:58am

Cintio VitierSi correspondió a José Lezama Lima el dotar a la cultura cubana de un fabuloso “Sistema Poético” que permitiera la reinterpretación de su historia y literatura a partir de las raíces sumergidas del mito, tocó a Cintio ser el más sistemático y completo exegeta de su historia, vista desde la poesía y la eticidad.

Su obra tuvo una lenta y poderosa gestación, a partir de una gran diversidad de fuentes: la teología de San Agustín, el neotomismo, la poesía católica francesa, el humanismo de María Zambrano, el verbo de Martí y la gran tradición de la reflexión ética cubana, recibida directamente a través de uno de sus cultivadores, su padre, el filósofo y pedagogo Medardo Vitier. Todo ello no se convirtió, como podría temerse, en un gran desorden barroco, sino que se presenta al lector de hoy como un corpus vivo, polémico y resistente.A los diecinueve años, en mayo de 1941, fresca aún la lectura de Historia de una pasión argentina, escribe su “Nota en torno a Eduardo Mallea”. Allí ofrece su primera definición de la creación poética como gnoseología y a la vez como purificación espiritual:


http://mardesnudo.atenas.cult.cu
http://www.atenas.cult.cu
http://www.facebook.com/mardesnudo

MAR DESNUDO...Revista de Arte y Literatura auspiciada por el Centro Provincial del Libro  y la Dirección Provincial de Cultura. Matanzas.Cuba.  Editores: Laura Ruiz Montes y Abel G. Fagundo. Prensa: Norge Céspedes. Sitio hecho con Drupal. Optimizado para una resolución de 1024 X 768. Se recomienda la navegación con Mozilla Firefox.

Premio Hispanidad y MestizajeLa Asociación Hispanidad y Mestizaje, es un Programa Intercultural independiente de cualquier organismo o institución pública o privada, nacional o internacional, e independiente también de cualquier ideología política, económica, social o religiosa.

Este sitio se distribuye bajo licencia Atribución-No Comercial-Sin Derivadas 1) Se puede copiar, distribuir y comunicar públicamente la obra siempre que se de  crédito a la fuente y al autor. 2) No se permite la modificación, la alteración o la transformación del contenido original, aunque se pueden utilizar fragmentos del mismo bajo lo expuesto en el parámetro 1.

 

Distribuir contenido