Albi Torres - La habitación más tibiaRecuerdo a Albis Torres, menuda y vivaracha, rebelde y locuaz, con su pequeña Wendy –miniatura que casi la reproducía– a rastras todo el tiempo. Sus ojos, sus manos, su breve cuerpo todo, tan expresivos con su hablar.

Eran los años finales de los sesentas, y éramos tan jóvenes que por ese entonces pensábamos que podíamos transformar al mundo, o quizás en realidad poníamos todos los de aquella generación testaruda y caprichosa, nuestro granito de arena para lograr la mutación social que anhelábamos.

Bajo el título de La habitación más tibia (Editorial Mecenas, 2008) ahora nos acercamos a la sensibilidad de esta mujer que tempranamente dejó de existir físicamente. Y en el breve volumen, que recoge trabajos de prosa y poesía, Albis nos deja penetrar en su mundo, sosegada y a la par rebelde; y quizás con premonitoria cautela, nos deja entrever su triste final.