Marisela PrendesPretextos de Invierno

Es posible sentir el recuerdo sobre las cartas
frente a mi soledad
el mar con su pretexto.
No sé a donde van los peces
         ecos dormidos de esta ciudad.

Siembro un oratorio para la sed
alguien me deja la esencia del monje
porque sólo bajo los signos,
las catedrales son campanas prohibidas,
anhelos infinitos que se unen como una
                 leyenda.
Es tu ciudad
escúchala cantar su suerte,
gemir en el discurso de mármoles.
Será posible entonces que nazcan las tardes
el silencio de los ermitaños
alguna balada para secundar los símbolos.