Hegenmonía FiccionalLas tradicionales fronteras entre la producción dramatizada de ficción y la representación de lo real, escenificada en teatros o productos comunicativos contemporáneos  -en verdad una apariencia de lo real- ha cambiado a través de los siglos y en el actual parecen anular los límites establecidos en el universo audiovisual. La información e incluso la investigación televisiva -antes consideradas veraces o rigurosas científicamente- asumen cada vez más recursos dramatúrgicos-expresivos, códigos comunicativos, efectos visuales-sonoros digitales; estructuras y  lo ficcional; homogeniza disímiles productos de la cinematografía, la televisión, el video e Internet en escalada creciente. 

Pese a estas realidades irreversibles a veces insistimos en clasificaciones y feudos que amparan conceptos y enfoques, que resultan cada día más ambiguos, dinámicos, inexistentes o en el mejor de los casos, inoperantes porque se distancian de las especificidades que en cada momento histórico-determinado dieron lugar a su origen.