Escultura Rita LongaPara todos es conocido el inobjetable hecho de que Rita Longa Aróstegui (1912-2000) es una de las artistas cardinales del panorama de las artes plásticas cubanas de todos los tiempos, cuya obra escultórica comenzó a conocerse a inicios de la década del treinta del pasado siglo, momento cuando bullía la querella entre artistas académicos y creadores con criterios estéticos novedosos.

En su caso, se trata de una artista de acentos vanguardistas que, emancipada del modelo académico, realizó esculturas de cámara o salón primero, y más adelante otras de carácter ambiental. Aunque incomprendida en ocasiones, porque la recepción crítica de la primera etapa de su producción artística tuvo reservas o cautela ante una artista que eludía los moldes establecidos, por lo general, la crítica ha mantenido un cariz laudatorio debido al impacto que su obra ha causado por decenios, tanto a los avezados en escultura como al público.