Un encuentro reticularYa es un hecho, en plena era de la información, del reinado de la imagen, de la cultura del videoclip, del audiovisual, de Internet, aquello a lo que solíamos llamar literatura ha cambiado. Algunos apocalípticos incluso creyeron que desaparecería: las letras monocromas y aburridas no podían competir con el atractivo de la imagen. No obstante, en lugar de eso, la literatura ha sabido ocupar nuevos espacios camaleónicamente.

Es un fenómeno cada vez más común, incluso en un país de conectividad arisca como Cuba, donde cada vez son más los jóvenes escritores y promotores culturales que eligen esta alternativa. Por eso, muchos de ellos —creadores de portales, revistas, webs y boletines digitales— se reunieron durante este mes de noviembre en el taller Proyectos de autor y promoción de literatura en Internet, cuyo principal objetivo fue intercambiar experiencias acerca de los diversos proyectos personales.El evento fue organizado por los editores de Isliada —una iniciativa independiente para la promoción de la literatura cubana en Internet— y el escritor Senel Paz, con el apoyo de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y la Asociación Hermanos Saíz (AHS).