Maqueta del Castillo de San SeverinoCuando los ojos hispanos vislumbraron el Caribe, el lado desconocido del mundo dejó de serlo. Primero las islas, las conocidas Antillas, después la Tierra Firme como solían denominar el irregular continente.También primero vino la fabulación, porque la exhuberancia del trópico y el susto del choque, encuentro o descubrimiento no los dejaba pensar con claridad, hay que leer esas primeras crónicas cargadas de extraños animales, seres y plantas para saber qué tan fabuladores fueron los ibéricos. Pero acto seguido comenzó a imponerse la razón, no olvidemos que todo se produjo en los albores de la modernidad y ésta es pensamiento. El primer imperativo fue conquistar, colonizar y defender el terreno que poco a poco se iba ganando, todo ello en función de una organización territorial que fue dando lugar a las primeras factorías y después a los virreinatos y capitanías.