Juan Luis Hernández Milián

Olécia Nikolaéva en alta voz

Febrero 6, 2017 - 10:15am

De la gran poeta rusa Olécia Nikolaéva (Moscú, 1955) es el libro Escrito en alta voz, el cual, traducido al español por el cubano Juan Luis Hernández Milián, será dado a conocer por Ediciones Matanzas en esta Feria Internacional del Libro de La Habana.

Escrito en alta voz.Olécia Nikolaéva

Juan Luis Hernández Milián: “La poesía es memoria”

Abril 25, 2014 - 1:25am

Juan Luís Hernández Milián“La poesía es memoria, recordación de lo que somos, de lo que hemos sido”, dijo Juan Luis Hernández Milián durante la presentación de Escrito a lápiz (Ediciones Matanzas, 2013), su más reciente cuaderno de versos, dado a conocer en la filial de la Uneac en la provincia de Matanzas.

El poeta realizó esta afirmación mientras comentaba que en las páginas de este libro había recogido remembranzas de toda índole que marcaban su existencia en múltiples sentidos, recorriendo asuntos como el amor, la amistad, el mar, la ciudad, la literatura, la música, la cultura.
 
Se refirió asimismo a ciertas peculiaridades que son propias de su escritura y en general de la poesía toda, “ciertos misterios que la acompañan”, como “el poder de sugerencia y esa música que le es imprescindible”.Alfredo Zaldívar, poeta y editor, quien tuvo a su cargo las palabras de presentación de Escrito a lápiz, aseguró que este es un texto lleno de humanidad, de esencias, “de sustancias, de fuerzas primitivas, primarias, telúricas”.

Selección poética del libro "Escrito a Lápiz" Juan Luis Hernández Milián

Abril 25, 2014 - 1:20am

Presentación del libro Escrito a lápiz
 -55 –

 
Entonces,
La poesía,
El amor, la vida
¿es olvidar
los rostros que una vez conocimos
y recordarlos
vaga,
miserablemente ,
en otros
si acaso parecidos?

Tres libros de Haiku

Diciembre 20, 2010 - 10:44am

Tres libros de HaikuEl Haiku, o las formas estróficas cercanas al mismo, no han sido tradicionalmente utilizados en la poesía cubana; sin embargo entre los años 2005 y 2007, dos editoriales matanceras incluyeron en sus catálogos la publicación de tres libros de poemas escritos bajo los signos del Haiku. “Hendiduras” (2005) de Laymen Pérez,  publicado por Ediciones Aldabón. “La desnudez del Ángel” (2007) de José Manuel Espino, también por Ediciones Aldabón y “Cifra abierta” (2007) de Juan Luis Hernández Milían, a cargo de Ediciones Matanzas.

En las palabras de presentación del último de estos tres libros - impresos en formato de libros de bolsillo – el poeta Israel Domínguez nos dice:
 
Las formas fueron, son y serán vehículos insoslayables, caminos para llegar a esa Roma- Poeisis (…) la esencia de toda escritura está en expresar con magia y autenticidad todo aquello que el autor recibe, procesa y trasforma en palabra escrita.
 

Serguei Esenin. el constante abedul

Febrero 16, 2010 - 3:29pm

Serguei EseninSi algún libro siempre releo, ese es Vida de Esenin, compendio de artículos y memorias de los contemporáneos del poeta. En sus páginas, además de saborear el sustancioso pan negro del idioma ruso, he ido construyendo mi imagen del controvertido estilo y personalidad del joven campesino que asombrara al riguroso Alexander Blok: un innato y talentoso poeta del campo, dictaminó al escucharle sus poemas mientras sacudía su rubia cabellera de la que tan orgulloso estaba.

Tras palabras y estrofas llenas de alegría y nostalgia se manifestaba un poeta ruso de verdad, sangre de la propia sangre de su pueblo, un enamorado sin límites de la naturaleza de su tierra natal cuyo carácter, inquietudes y aspiraciones eran tan similares y comprensibles para hombres y mujeres de su tiempo, razón por la cual sus lectores lo amaron y por sus poemas empezaron a estar al tanto de su vida. 

Por primera vez en Cuba selección y traducción de textos de Vladimir Visotsky

Febrero 16, 2010 - 3:25pm

Vladimir VisotskyJunto a otro poemario con traducción de Juan Luis Hernández Milián, Aturdir las estrellas. Poesía rusa, siglos XIX al XXI, Ediciones Matanzas prepara para la 19 Feria Internacional del Libro y la Literatura un libro único en el catálogo editorial del país: Aún estoy vivo, antología de la obra poética de Vladimir Visotsky.

Oleg Viasmitinov, corresponsal y jefe de la oficina de Ria Novosti en La Habana, quien tuvo a su cargo el prólogo a la edición, precisó la importancia de esta obra de traducción de Hernández Milián, pues “verter a Visotsky al español resulta de una complejidad considerable. Tal dificultad no radica en que a veces (Visotsky) usa vocablos y giros comprensibles solo a aquellos que crecieron en las calles donde él vivió, tampoco en el hecho de que en su obra abunden alusiones a temas de su contemporaneidad, ni siquiera a que, al luchar contra la censura, con frecuencia escribía en el lenguaje de Esopo; lo complejo de tal labor  lo hallamos en que sus textos, y las canciones con ellos interpretadas a la guitarra, son dos universos que solo en su voz hallan una misma órbita”.

Una guitarra en una época triste.Vladimir Visotsky

Abril 13, 2009 - 4:49am

Vladimir VisotskyTomado del prólogo a Vladimir Visotsky, Editorial Escritor Soviético, Moscú, 1988. (Traducción: Juan Luís Hernández Milián)

Era un hombre talentoso que en vida conocían todos; sus canciones irrumpían en nuestro oído, en nuestras almas, pero hablar de él o escribir sobre él era algo imposible.

Alguien se asustaba mucho con el agudo sentido social de sus versos, alguien se inquietaba con su popularidad. Es difícil decir cómo se siente un hombre que, conociendo sus valores, no tenía la posibilidad de ver sus versos impresos. La muerte lo legalizó. La muerte y las nuevas circunstancias de nuestra vida. Su muerte fue tan repentina e inverosímil que conmovió la sociedad; ya que se imposible guardar silencio y entonces surgieron las conversaciones y los intentos de analizar. Comenzó aquello a lo que un poeta tiene derecho y sin lo que es imposible el desarrollo de la literatura y, en general, de la cultura.

El rasgueo del lápiz sobre el papel. (*)

Febrero 16, 2009 - 2:27am

Yo queria escribir como VallejoDe origen hebreo llega a nuestros días el Juan. Y de una muy vasta tradición de Juanes, le viene a este bardo la poética: de Juan Calvino, la pasión humanista, el afán traductor de otras lenguas y – confesémoslo, ¿por qué no?- alguna que otra persecución por parte de la Inquisición…De Juan Cordero, la luz derramada sobre los murales. De Juan de Bolonia la habilidad para esculpir Neptunos y Mercurios, sabiendo en qué sitio exacto encajar el buril para domar la pasión y las energías del hombre. De Juan Boscán le viene el soneto…La conjunción de todos estos oficios, talentos y ardides, conforman al Juan Luis Hernández Milián de nuestros días.

Perfección del Imposible

Junio 15, 2008 - 1:53am

Perfección del Imposible. Juan Luis Hernández MillanTodo el libro, por su ritmo e intención formal, recuerda las fugas bachianas: variaciones sobre los versos de Pedro Salinas o Elíseo Diego, que encabezan cada uno de los cinco ciclos de poemas que reúne el volumen. El primer ciclo, por ejemplo, precedido por dos versos de Salinas, está compuesto por siete poemas de ocho versos endecasílabos y un soneto que resume las variaciones motivadas por los versos del exergo. No se piense que el propósito del poeta ha sido un ejercicio intelectual. Hernández Milito, en este libro, dice muy personalmente lo que otros poetas han dicho sobre la fugacidad de la vida, el amor, la belleza, la lucha con la palabra negada a contener las intuiciones del artista. 

Perfección del imposible es una obra de madurez, en la cual el autor demuestra su maestría formal, la autenticidad de su voz.

Las cordiales aldeas.Valery Samshurin

Junio 22, 2007 - 12:52am

Valery Shamshurin: otra lección de poesía rusa.

Por años he tenido un sueño recurrente: andaba otra vez por Moscú: a mí venían imágenes del bosque cercano a la Universidad de Lomonosov, de sus populosos pasillos –otra ciudad dentro de Moscú–, de las residencias estudiantiles con sus porteras atentas y severas y de las aulas de la Facultad Preparatoria presididas por los grandes de las letras rusas, la estación del metro Colinas de Lenin desde donde, tras sus cristaleras, vimos nevar por primera vez, los rostros de Rita y Boris, de Svetlana y Serguey, de Tamara y Víctor, nuestros profesores, que, al no exigirnos el uso de sus patronímicos, cubanizaban las relaciones; tantas veces como lo hice, he soñado ir desde la Plaza Roja y la Catedral de San Basilio, por la hormigueante calle Gorki hasta el monumento a Pushkin y me he sentado allí entre los rusos, a la viva –como decimos los cubanos– para oír el acento ruso coloquial y atrapar alguna frase “muy de ellos”...; uno de aquellos moscovitas, un 6 de junio –natalicio del poeta, impresionante demostración de veneración, me preguntó, al ver cómo yo, después de la ceremonia oficial, escuchaba a los declamadores que, de toda edad, sexo y profesión, decían versos de Pushkin o en alabanza a él: ¿Usted entiende a Pushkin? No todo... pero disfruto la musicalidad de sus poemas. ¿Ha leído a Esenin? Muy poco –me avergoncé. Entonces otro, aconsejándome terció: Léalos, ámelos...ellos son la esencia del alma rusa. Comprendí que si bien el centro político-administrativo era la Plaza Roja, en aquel parque latía la más acendrada espiritualidad de Rusia.


http://mardesnudo.atenas.cult.cu
http://www.atenas.cult.cu
http://www.facebook.com/mardesnudo

MAR DESNUDO (ISNN 2307-2415).Revista Cubana de Arte y Literatura auspiciada por el Centro Provincial del Libro  y la Dirección Provincial de Cultura. Matanzas.Cuba. Dirección y Edición: Laura Ruiz Montes. Diseño, Desarrollo and the Community Administrador: Abel G. Fagundo. Prensa Cultural: Norge Céspedes. Sitio hecho con Drupal. Se recomienda la navegación con Mozilla Firefox o Chome.

Este sitio se distribuye bajo licencia Atribución-No Comercial-Sin Derivadas 1) Se puede copiar, distribuir y comunicar públicamente la obra siempre que se de  crédito a la fuente y al autor. 2) No se permite la modificación, la alteración o la transformación del contenido original, aunque se pueden utilizar fragmentos del mismo bajo lo expuesto en el parámetro 1.

facebooktwitter.Google PlusrssEmail

 

 

Distribuir contenido