Mabel Cuesta

Alerta para revisitar el cuerpo humano

Octubre 20, 2013 - 6:20am
Bajo el cielo. Mabel CuestaAntes de Bajo el cielo de Dublín[1], cuaderno de Mabel Cuesta, todo era más fácil, salíamos de la enseñanza elemental sabiendo que el cuerpo humano se divide en cabeza, tronco y extremidades. Ahora estas páginas han venido a complicarlo todo. Después de leerlas detectamos la estafa. Ha tenido que llegar esta poeta, que ha cosido uno a uno sus versos con el hilo del desgarro, para con una sonrisa leve –como quien dice: “pero si es fácil” –, demostrarnos que el cuerpo humano en verdad está dividido en cabeza, tronco, alma y ciudades. Y es ahí donde comienza el conflicto porque asistiendo a estos textos se descubre que de nada sirven los conocimientos sobre la cadena de ADN, la genética y la herencia. Todo era mentira. Mabel Cuesta demuestra, porque ella no solo dice, sino que además demuestra con deliciosa vehemencia, que cuerpo y ciudad son una misma cosa: babosa con su caracol, carapacho que no se separa. Mosca que queda irremediablemente pegada a la cinta adhesiva…
 
Pareciera que la poeta solo viaja por Dublín, Madrid, Lisboa, Matanzas…, que traza rutas, palabras actualizadas para componer nuevas Palabras en el Mapa, de Asimov. Pero en verdad está mostrando las coordenadas de un cuerpo que escribe (el suyo) a partir de amplias avenidas interiores, rincones polvorientos, jardines mejor o peor podados, barrios sin luz, adoquines, curvas, rascacielos: ciudades del cuerpo o cuerpos de ciudades donde siempre habrá de transitarse sin guía previa, sin planos ni señalizaciones, muchas veces en medio de la noche, enceguecidos por las luces de los otros cuerpos/ciudades. Así queda instalada esta fusión de realidad y ficción, deseo y escenario efectivo, que sin lugar a dudas se integra a la tradición literaria y social donde se mezclan Platón, Abū Nasr al-Fārābī, Avempace y Averroes, buscadores de La Ciudad Ideal, a la que no siempre le agregaron los cuerpos, nuestros cuerpos vivos, únicos capaces de conformar la unidad natural. No olvidemos: cabeza, tronco, alma y ciudades. 

Escrito en cirílico: manual para jerigonza parlantes

Abril 23, 2013 - 11:46am
Escrito en cirílico: manual para jerigonza parlantesQue en realidad nunca terminó la guerra fría comenta alguien cercano mientras la banda sonora del noticioso matutino de CNN anuncia que quedan prohibidas las adopciones de menores rusos por ciudadanos norteamericanos. Que Trotsky fumó repentino la pipa de la paz en Wall Street, allá cuando nacían juntos la década de los noventa y el siglo XXI, gime aún Sabina en los ordenadores, cadenas de música para Cds o mp3 o simples desgastadas y amadas cintas de nuestra generación. Todo ha sido confuso. Siempre lo fue. Desde que las lecturas primarias hablaran de Volodias y Vladimires que encerraban nieve en frascos de cristal para mandar a Cuba y un Joseito, un Pablito, un Serguei o una Niurka cualquiera recibieran esa agua hirviente en sus ventanas de Caimito, Siboney o Yaguajay. Más que en alfabeto latino o cirílico, todo ha estado escrito en jerigonza, en esa lengua otra que nunca entenderá quien esté “fuera del juego” -sólo para citar a otro gigante confundido.
 
La compilación de ensayos que hoy presenta Damaris Puñales Alpízar (Matanzas, 1971) pretende con eficacia allanar parcialmente ese camino abarrotado de obstáculos lingüísticos. Escrito en Cirílico: el ideal soviético en la cultura cubana posnoventa (Editorial Cuarto Propio, 2012) vendría a ser una suerte de autobiografía en ocho capítulos; un buen pretexto para desestabilizar a la academia. Abundo de inmediato. 

Máscara, subversión y narrativa feminista finisecular en “Te dejo, amor, en prenda el mar” de Carmen Riera

Junio 19, 2009 - 12:40pm

Crmen RieraCuando Gayatri Spivak lanzó la inquietante pregunta: “¿puede el subalterno hablar?”; nos concedió una herramienta epistemológica para constatar cómo las prácticas textuales de finales del siglo XX hasta nuestros días insisten en reelaborar y develar a través de diferentes estrategias discursivas, la posible respuesta.

En el contexto de la literatura producida por mujeres regresa la interrogación no a través de la variable de la visibilidad1 y la consiguiente existencia de la voz que la publicación de un texto supone per se, sino a través de las estrategias que utilizan esos mismos discursos para articular y exponer al posible público receptor, las temáticas que desean trabajar.Es importante no confundir la posible presencia de la voz del subalterno (la mujer que ha conseguido como escritora publicar lo elaborado) con la libre exposición de temas que aún desde esa privilegiada postura de vocera pueda la autora tener. Lo cual, por otra parte, no invalida la marca efectivamente positiva que la sola presencia del texto publicado supone para la escritora como representante de las otras completamente silenciadas.

Paradojas

Junio 15, 2008 - 1:33am

Paradojas. Mabel R. CuestaNo me lo presentó nadie. Sólo lo vi.

Era el primer día de clases y llegó el profesor de filosofía. Comenzó a explicar, sentado sobre la mesa, las paradojas de Zenón, entonces una voz lo interrumpió: somos como Aquiles, jamás podremos atrapar a la tortuga, porque la tortuga es el tiempo, el inapresable . Miramos hacia donde había salido la voz. La voz era de un tipo fuerte, altísimo. Tan hermoso que parecía salido de una valla publicitaria. Tenía unos galenos con montadura de oro, la piel blanca y el pelo negro, casi hasta la cintura. Vestido con camisa de rayas y jeans, zapatos de piel. Una extraña conjunción de rebeldía y tradición resultaba de su imagen. Lo vi, todos lo hicimos. 

Ybor City: estación desconocida

Agosto 22, 2007 - 2:58am

A Adriana Novoa y Madeline Cámara que lo hicieron posible

Hace solo unos pocos años, la ciudad de Lisboa provocó en mí el espejismo de haber estado paseando no a la orilla del Tajo, sino por La Habana en la que algún día los abuelos habían pasado su luna de miel. En realidad mi abuelo dejó a su recién declarada esposa, esperando en la puerta de un solar de Pueblo Nuevo, en la ciudad de Matanzas; con un pastel de guayaba y una materva, colocadas en cada una de sus manos adolescentes. El viaje prometido a la capital nunca tendría lugar. Pero en Lisboa supe, que aquella era La Habana a la que mi frágil y abusada abuela nunca llegó. Cerré la página, escribí unas líneas sobre los fados y el bolero, sobre la semejanza y el azar, sobre la anchura de un río que quizá no vuelva a ver.


http://mardesnudo.atenas.cult.cu
http://www.atenas.cult.cu
http://www.facebook.com/mardesnudo

MAR DESNUDO (ISNN 2307-2415).Revista Cubana de Arte y Literatura auspiciada por el Centro Provincial del Libro  y la Dirección Provincial de Cultura. Matanzas.Cuba. Dirección y Edición: Laura Ruiz Montes. Diseño, Desarrollo and the Community Administrador: Abel G. Fagundo. Prensa Cultural: Norge Céspedes. Sitio hecho con Drupal. Se recomienda la navegación con Mozilla Firefox o Chome.

Este sitio se distribuye bajo licencia Atribución-No Comercial-Sin Derivadas 1) Se puede copiar, distribuir y comunicar públicamente la obra siempre que se de  crédito a la fuente y al autor. 2) No se permite la modificación, la alteración o la transformación del contenido original, aunque se pueden utilizar fragmentos del mismo bajo lo expuesto en el parámetro 1.

facebooktwitter.Google PlusrssEmail

 

 

Distribuir contenido