Ensayo

Los rostros de Juan Rulfo, cien años después

Agosto 3, 2017 - 3:46pm

Los rostros de Juan Rulfo, cien años después

Por: Mireya Cabrera Galán                                                                                                                            

                                                     A Serapio Jesús, mi padre

“Vine a Comala porque me dijeron que acá vivía mi padre, un tal Pedro Páramo. Mi madre me lo dijo. Y yo le prometí que vendría a verlo cuando ella muriera”. Con esta reflexión inicia la novela que inauguró nuevos caminos en la literatura hispanoamericana. El epicentro de los hechos: Comala(1), está ubicado geográficamente en México, pero bien pudiera ser cualquier pueblo abandonado de Hispanoamérica, del mundo. Se trata de un nuevo y enrarecido universo literario en el que vida y muerte, verdad y ficción, brevedad y eternidad se entretejen por filosos hilos que a menudo se difuminan.   

Pedro Páramo. Portada de 1955

Este año se cumplió el centenario del nacimiento de Juan Rulfo, autor de Pedro Páramo, la novela cuyas verdades universales no dejan de revelarse en medio de sus localismos y de la latente presencia y entrecruzamiento de realidad e imaginario del país que arropó la existencia de Rulfo (Sayula, Jalisco, 1917–Ciudad de México, 1986), un hombre cuya  esencia vital se alejó de los resortes mediáticos que han intervenido, para bien o para mal, en la evolución profesional e intimista de no pocos autores universales.

Lo que viene después

Junio 3, 2017 - 11:49am

Por: Josefina Ludmer

Por un acontecimiento histórico que sacó la nación a la calle, el tema es candente. Lo que viene después podría ser un instrumento para pensar un presente porque recorre todas las divisiones —económicas, políticas, históricas, culturales, literarias: el después está en todas partes—. Lo que viene después es como un movimiento de historización del presente; un modo de periodizar y un modo de imaginar el cambio, porque traza una secuencia, se pone en un devenir e implica una concepción dinámica de la reflexión. Me gusta hablar de lo que viene después porque es también hablar de la moda donde se suceden los estilos.

Lo que viene después. Por: Josefina Ludmer

La ciudad maldita y seis dramaturgos matanceros *

Diciembre 20, 2015 - 4:15pm

José Jacinto Milanés.  Estatua en el patio de la catedralQuizás el autor dramático matancero más conocido en toda la historia del teatro cubano sea José Jacinto Milanés (Matanzas, 1814), nacido en esta ciudad en un año del siglo XIX, que jamás, salvo viajes esporádicos abandonó su tierra natal.

Por lo tanto pertenece a esos poquísimos autores que nacidos y criados en el embrujo, no se sabe si benefactor o fatídico de una ciudad como Matanzas. El esplendor económico de aquella época pero también sus catástrofes inolvidables que violentan la psiquis y  la escritura de muchos, lo hizo mantenerse entre estas calles, ríos y puentes, acodado para siempre, antes de desgarrarse y seducir a muchos como personaje dramático (Tomás González, Abelardo Estorino, Virgilio Piñera), mientras grita “Isa”, lo asedian demasiados fantasmas, inventa su locura para engañar a los verdugos políticos o lo vuelven loco las circunstancias agobiantes de su irrespirable Matanzas.

Un Milanés que languidece, mientras  Carlota teje su última pantufla, la que se guardaba en  una habitación de la casa donde murió un 14 de noviembre 1863.

¿Es el más conocido?  ¿O es el que nos quedó como un símbolo  de la ciudad con sus calles vacías en las noches? ¿O es el que recordamos inmediatamente en esos despertares alucinados de poetas y artistas que a veces  emerge, como las inundaciones del mar, para recordarnos  que existimos? Lo cierto es que Milanés es para Matanzas, lo mismo que el Sauto, los puentes y los ríos, con esa visión de apego romántico, que poseemos y que Sigmund Freud debía haber estudiado, al hermoso paisaje de la ciudad y a nuestras glorias pasadas.  Lo es, también porque otros se fueron.

Dos libros sobre el puente

Octubre 20, 2015 - 3:32pm

El puenteLas discusiones sobre el legado de Ediciones El Puente se han hecho frecuentes en nuestro ambito literario. Estudiar el destino de los libros publicados por ese grupo, asi como el de sus gestores, contribuye a dotar de profundidad el analisis del campo cultural cubano de su epoca. En mi articulo ≪Cuba, anos sesenta: cuentistica femenina y canon literario≫ mencionaba la necesidad de indagar el derrotero de tales ediciones desde perspectivas comprometidas con el contexto.1 Rebasada con creces por abordajes posteriores —el dossier que le dedicara La Gaceta de Cuba, coordinado por Roberto Zurbano, y el libro de Alberto Abreu Arcia, Los juegos de la escritura o la (re)escritura de la historia—,2 aquella solicitud viene a satisfacerse tambien con la publicación de las compilaciones del teatro y la poesia producidos por los miembros del grupo.*

Adorno corporal y pensamiento simbólico: una aproximación necesaria

Febrero 19, 2015 - 2:25am

SimbólicoTodas las culturas han recurrido tradicionalmente a los símbolos para inmortalizar y expresar sus conocimientos, sus anhelos, sus conquistas. Estos se manifiestan de distintos modos adaptándose a las circunstancias y en muchas ocasiones el arte ha sido expresión de los mismos.

El símbolo, además de su elevada connotación semántica, es portador de emociones, las que se encuentran en estrecha conexión con el ámbito social al cual tributan. Algunos autores denotan el carácter antropológico de los mismos; tal es el caso de María Teresa González (1986:110) quien al respecto plantea que:

(…) el símbolo (…) se presenta como la forma más idónea y valiosa de entender el comportamiento humano y la dimensión cultural de éste, permite alcanzar una coherencia a la realidad, articularla comprensivamente, logra humanizar el entorno, hacerlo cercano y asequible, subjetivarlo y atraerlo a la conciencia (…) en definitiva, porque el símbolo posibilita acortar la distancia que existe entre las cosas, otorgándoles un sentido, un lugar.

Esta aseveración permite asumir al elemento simbólico como portador de un conglomerado de significados del contexto en el que se origina, no a modo de sumatoria, sino como mecanismo unificador, portador de riqueza cultural capaz de erigirse en ¨núcleoepistemológico¨ González (1986: 113). En el caso de las comunidades antiguas, el arte se convierte en una especie de actosimbólico que contribuye a la comunicación con lo sagrado.

Martí y José Jacinto Milanés, el “poeta puro”

Agosto 21, 2014 - 4:13pm

MIlanés, MartíJosé Martí fue un fervoroso lector de la poesía cubana que le antecedió en el tiempo, debido sobre todo a la influencia de su mentor y también poeta Rafael María de Mendive, como él mismo reconocía. Sabemos de la particular devoción martiana por Heredia, asumido también con todo el valor de un arma revolucionaria para conseguir sus propósitos libertadores. Pero existen referencias y huellas de otros poetas de la época, entre los que sobresale José Jacinto Milanés. Martí menciona poemas suyos, como “El beso”,[1] “De codos en el puente”,[2] “La guajirita del Yumurí”[3] y en una ocasión dice que Matanzas está “triste como el corazón de Milanés”.[4]  En 1878, en un texto que escribe en Guatemala, caracteriza a sus poetas: “Heredia, el poeta Píndaro”, “Milanés, el poeta puro”.[5]  Por supuesto este calificativo dado a Milanés no supone “la pureza” como entrega absoluta a la poesía, sino referida al hombre sencillo, digno, comprometido, reflejado en su obra.

Pero la huella de Milanés en la misma poesía martiana hace tiempo ha llamado la atención. Ya desde 1918, el poeta y ensayista guantanamero Regino E. Boti, había reparado sobre una estrofa de un poema de José Jacinto Milanés, la cual, sin saber el nombre del autor, muchos lectores identificaban como de Martí:

Tragedia de un peregrinaje

Agosto 15, 2014 - 3:10pm

Raúl de CárdenasLa Peregrina de Raúl de Cárdenas es un texto sobre Gertrudis Gómez de Avellaneda, en dos actos, que también ocurre, sin límites, como aclara el autor, entre Cuba y España.

El primer acto entre 1836 a 1845 y el segundo de 1846 a 1873. 

Con once personajes, nueve de ellos históricos y dos actores, que se multiplican en otros de la vida de la Avellaneda o en narradores de su  biografía. Con escasas didascalias, predominan las de orden técnico: oscuros, trancisiones, movimientos en el escenario… Y especialmente, la recurrencia a la tecnología – con diapositivas -  para ubicar diferentes épocas, imágenes de personajes – el Coronel Domingo Verdugo -  y espacios como pueden ser el cementerio de Madrid o el Teatro Tacón. A diferencia de los otros dos autores que han asumido a la Avellaneda – Pedro Monge y Gerardo Fulleda León -  Raúl de Cárdenas recurre a lo intertextual de manera constante haciendo uso del material documental de la autora, cartas, diarios, obras poéticas o narrativas.

La sal de los libros

Abril 23, 2014 - 1:54am

Caprichosas ConjeturasEn el film Midnight in Paris (Woody Allen, 2010), basado en un relato antiguo y breve del mismo director, un escritor norteamericano en plena crisis creativa, se halla de vacaciones prenupciales en la Ville Lumiere, con su frívola novia y la rica familia de esta.

Mientras vagabundea por una parisina callecita oscura y desierta, suenan las campanadas de medianoche y de manera mágica, el protagonista se encuentra con Scott y Zelda Fitzgerald, que lo transportan en el tiempo y lo llevan cada noche a sus fiestas en las que conoce a Gertrude Stein, Hemingway, Buñuel y Dali, entre otros. Cada mañana, terminado el encanto, el escritor regresa a su vida actual, lleno de ideas literarias y cuestionamientos acerca de sí mismo.
 
En una de las fiestas, mientras charla animadamente con Luis Buñuel, el escritor le propone un guión cinematográfico en el que los personajes están encerrados en una habitación y no pueden salir. Y Buñuel se sorprende de un argumento tan raro y pregunta una y otra vez, totalmente extrañado:¿Por qué no pueden salir?

Francisco Coro Marrodan in memoriam

Diciembre 23, 2013 - 1:30pm

Francisco Coro MarrodanEn enero de 2013 murió en su ciudad natal el pintor Francisco Coro Marrodán, figura imprescindible en la historia del arte matancero del siglo XX. La historiografía suele repetir como fecha de nacimiento el año de 1917. Sin embargo, Francisco José Rufino Coro Marrodán nació el 10 de julio de 1918, según ha podido corroborase en documentos eclesiásticos conservados en la Catedral de Matanzas (1) y en el Registro Civil de la misma población. Por ambas vías descendía de linajes españoles, siendo su padre Francisco Coro Bode e Irene Marrodán Hernández, oriundos de Asturias y La Rioja, respectivamente. Fue bautizado en la ermita de Monserrate, el primero de septiembre  de aquel año, elección  comprensible, si se considera que en el citado templo solían confluir las distintas comunidades de la península ibérica, si bien en su génesis fue concebida particularmente por y para  los naturales de Cataluña.

Perteneciente a la pequeña burguesía, su padre era propietario de una tienda de víveres o bodega, ubicada en Independencia (Medio) y Zaragoza. Junto a esta construiría su casa el futuro pintor. Sus progenitores fueron los primeros en trasmitirle el gusto por la pintura, manifestación a la que se vinculó desde la infancia. El propio Coro recordaría, años más tarde, la ocasión en que atrajo la atención de sus compañeros de la escuela primaria, al mostrarles el apetecible melocotón que había dibujado sobre un papel (2). Aquel sería su primer acercamiento a un arte que devino pasión y norma de vida.   

Los recursos sensuales. Miradas al erotismo a través de la figura femenina

Diciembre 23, 2013 - 1:20pm

Eros y figuración femeninaLa conquista de tierras ultramarinas por los españoles, tanto del Caribe como de las tierras firmes del continente, incluía, junto a la agenda política y de interesas económicos, un amplio plan de orden cultural cuya base era la religión católica. Los nuevos criterios impuestos sobre la población aborigen, sobre la vida y la muerte, los pecados y la resurrección de la carne marcaron un viraje en la apreciación del mundo circundante. Las transformaciones aunque lentas fueron irreversibles. Religión y puritanismo eran aliados perfectos que garantizaban el orden moral y la disciplina política. Cualquier desatino o manifestación contra lo establecido salpicaba a moral pública y encendía el fuego de la Inquisición.

Entre la múltiples caras del puritanismo estaba la del sexo. Diferentes naciones lo practicaban y regulaban a partir de criterios establecidos socialmente y cuya violación significaba un enjuiciamiento tan severo como el que se obtenía al desobedecer las leyes civiles. Pero también en este siglo XIX se publican una serie de artículos en los cuales la mujer y su sexualidad son el centro, con énfasis en sus órganos genitales y su propensión “directa” a la práctica del sexo.

http://mardesnudo.atenas.cult.cu
http://www.atenas.cult.cu
http://www.facebook.com/mardesnudo

MAR DESNUDO (ISNN 2307-2415).Revista Cubana de Arte y Literatura auspiciada por el Centro Provincial del Libro  y la Dirección Provincial de Cultura. Matanzas.Cuba. Dirección y Edición: Laura Ruiz Montes. Diseño, Desarrollo and the Community Administrador: Abel G. Fagundo. Prensa Cultural: Norge Céspedes. Sitio hecho con Drupal. Se recomienda la navegación con Mozilla Firefox o Chome.

Este sitio se distribuye bajo licencia Atribución-No Comercial-Sin Derivadas 1) Se puede copiar, distribuir y comunicar públicamente la obra siempre que se de  crédito a la fuente y al autor. 2) No se permite la modificación, la alteración o la transformación del contenido original, aunque se pueden utilizar fragmentos del mismo bajo lo expuesto en el parámetro 1.

facebooktwitter.Google PlusrssEmail

 

 

Distribuir contenido