Tres libros de HaikuEl Haiku, o las formas estróficas cercanas al mismo, no han sido tradicionalmente utilizados en la poesía cubana; sin embargo entre los años 2005 y 2007, dos editoriales matanceras incluyeron en sus catálogos la publicación de tres libros de poemas escritos bajo los signos del Haiku. “Hendiduras” (2005) de Laymen Pérez,  publicado por Ediciones Aldabón. “La desnudez del Ángel” (2007) de José Manuel Espino, también por Ediciones Aldabón y “Cifra abierta” (2007) de Juan Luis Hernández Milían, a cargo de Ediciones Matanzas.

En las palabras de presentación del último de estos tres libros - impresos en formato de libros de bolsillo – el poeta Israel Domínguez nos dice:
 
Las formas fueron, son y serán vehículos insoslayables, caminos para llegar a esa Roma- Poeisis (…) la esencia de toda escritura está en expresar con magia y autenticidad todo aquello que el autor recibe, procesa y trasforma en palabra escrita.
 
 
 
HENDIDURAS
 
La casa vieja
conoce la fatiga
de los pájaros.
.....................
 
Las costumbres
pueden hacer con poca
tela una isla.
.....................
 
Sobre el espejo
el cuerpo se endurece
como el asfalto.
.....................
 
Viajero es solamente
quien cruza un punto
sin temerle a su centro
.....................
 
Los artesanos
no se sientan a escuchar
sus instrumentos.
.....................
 
Todos los pájaros
atraviesan alguna vez
nuestro dolor.
.....................
La poesía
no es tampoco la grieta
en la palabra.
.....................
 
De norte a oeste
la patria es una línea
un precipicio.
.....................
 
Observábamos
el gusano de seda
huir de la camisa.
.....................
 
He resistido
el dolor de la isla
hundiéndose en mí.
.....................
 
He abierto
al mismo pez dos veces
buscando el mar.
.............................................................................
 
Leymen Pérez García (Matanzas, 1976)
Ha publicado – entre otros- los libros de poemas “números del escombro”(2002). “Pared con grabado de Pollock (2004), “Hendiduras” (2007) , “Transiciones” (2006), “Corrientes Coloniales” (2006).
 
 

LA DESNUDEZ DEL ÁNGEL
 
 
Triste aleteo
de pájaros exhaustos
guarda el insomnio.
.....................
 
Sueño de mapas
tan extranjeros somos
en la espesura.
.....................
 
No quedan huellas
ni majestad posible
sobre las aguas.
.....................
 
Pobre el milagro
en la boca del pez
cuando lo ensartan.
.....................
 
Como el herraje
nos marca la pasión
en lo invisible.
.....................
 
Quizás un ángel.
Su cuerpo a contraluz.
Hombre o mujer.
.....................
 
Hojas al viento.
Ante un soplo de Dios
frágiles somos.
.....................
 
Aún tras la sombra
se arrastra el silbido agraz
de la serpiente.
.....................
 
Golpes de remos.
Sin Dios que nos dibuje
el horizonte.
.....................
 
Tabla de náufrago.
Habrá quien llame patria
a esta marea.
.....................
 
Cava profundo.
Donde no hay más que hurgar
sino demonios.
.....................
 
Como el leproso.
Cuanta con emoción
llaga por llaga.
.....................
 
Hombres sin brújula.
Ignoras que comienza
en ti la patria.
 
José Manuel Espino (Colón, Matanzas, 1966)
Poeta, narrador. Ha publicado – entre otros – los libros de poemas “Sueño de una noche de verano” (Ediciones Matanzas), “Así sea”(Ediciones Aldabón), “Rantes vive en la otra puerta” (Letras Cubanas)
.
 
 

CIFRA ABIERTA
 
1
Nunca en lo mucho
pesa la poesía
sino en lo poco.
 
2
Más que desamores
y desencuentros
pesa un mal verso.
 
3
Rimar por rimar
vana escritura,
nuca el poema.
 
4
Sufre un colapso
el verso por traducir,
llegan visitas.
 
5
Con solo un verso
enlazaba mil noches
a un solo día.
 
7
Vivió de libros
hasta ser uno más
sin vida propia.
 
10
Todo el jardín
inmóvil, consternado.
Un árbol muere.
 
12
Sabia es la flor
que antes de ser fantasma
oculta el rostro.
 
15
La mariposa
no aspira al cielo
sino a la flor.
 
21
Poner la mesa,
liturgia familiar
casi perdida.
 
23
Verbos del agua,
las olas van y vienen
como nosotros.
 
28
Hablar del pez
alegra más al pescador
que haber pescado.
 
29
Ah, la nostalgia
lucha a brazo partido
con la memoria.
 
35
En ese manso
y grave carpintero
acecha el tigre.
 
42
Cierta belleza
es más agresiva
que el insulto.
 
45
La carne, el alma
encuentran equilibrio
en la mesura.
 
52
No intenten
hacer el amor,
el nos hace.
 
69
Ingenuo Jesús
tus panes y peces
a nadie bastan.
 
80
Mira sus pies,
sabrás por cual camino
anda ese hombre.
 
 

Juan Luis Hernández Milián (Matanzas, 1938) Poeta y traductor literario. Ha publicado entre otros los poemarios “Más bien de la memoria que del tiempo”, “Perfección del imposible”, “Entre página y marea”, “Morir de muchedumbre” . Recibió el Premio Nacional de Traducción de la UNEAC en 1996 y 2006.